lunes, 11 de noviembre de 2013 |

Sudden Inspirata XV: Tibias Oleadas

El calor de tu pecho
se asemeja al del fuego
que crece dentro
de los volcanes
y que contenido
no mata ni quema
sino que entibia
muy lento en silencio
a la fría piedra.

Alguna vez fui estatua
fría, oscura y quieta
pero con tus besos
abriste la tierra
quebraste la piedra
encendíste una llama
que ansiosa espera
a que venga otra oleada
de calor, verdadera,
que la alimente entera.