sábado, 14 de septiembre de 2013 |

:dos

Acariciar tu piel:
mi mejor inspiración;
mi nariz sobre tu cuello:
el aroma que despierta mi esencia;
tus manos de hombre:
diez dedos que fueron hechos para los míos;
tu voz en mis oídos:
canciones de un niño travieso que ya maduró;
tus ojos marrón verdosos:
el fango con el que cual alfarero puedo crear;
Dos puntos que definen lo que sos, 
y lo que soy:
lo que somos.
Dos.
domingo, 1 de septiembre de 2013 |

Promesa de artistas.

Dicen que la muerte no es más que el paso hacia otra existencia. Y ese momento tan liberador para quien se va, queriéndolo o no, es tremendamente doloroso para quienes nos quedamos preguntándonos mil porqués que son tan útiles para quitarnos el dolor como lo sería una línea telefónica al más allá, donde en algún momento debemos colgar el tubo para seguir con nuestras vidas.
Ahora mismo si comenzara a hilvanar una teoría del más allá, me quedaría sin lana en el ovillo y probablemente muchos cuestionarían distintas puntadas o todas al mismo tiempo.
En mi caso, el sentido común batalla con la necesidad humana de querer buscarle la respuesta a todo. Y entre tanta pelea sin fin, hoy, con 26 años corriendo por mis venas, es el primero quien gana: los que se van no vuelven, ni siquiera descubriendo todos los porqué.

...

Entonces vuelvo a mis pies, a estas calles, y a una charla que bien recuerdo terminó en una promesa: por vos y por mí, por todas esas tardes donde hicimos arte juntos... Prometo nuevamente que lo voy a lograr.