jueves, 21 de junio de 2012 |

Sudden Inspirata X: Estaciones


Estaciones de tren
que alcanzamos cada día
mientras miles de miradas
se aferran a nuestras mejillas
a nuestras pupilas
a nuestros pasos
a esos miles de retazos
que conforman nuestro abrigo
el que hemos aprendido
a surcir y a remendar
mientras miles de personas
se aferran a la par
para no quedarse afuera
del tren que es esta vida
donde por cada caída
aparece una mano
disponible para alzarnos
y otras muchas simplemente
pasan rectas a un costado
ignorando nuestro cuerpo
que en el suelo ha quedado.

Y un buen día te levantas
en un andén, solitario
y descubres que tus pasos
hacia allí te han llevado
y hace frío y es invierno
o mucho calor en verano
extrañas las comodidades
o te sale de nada el llanto
cuando a lo lejos escuchas
los sonidos y el silbato
de un nuevo tren que se acerca
a tu cuerpo tan cansado
y sabes que al subirte
la trayectoria ignorando
llegarás a un nuevo andén
con nueva gente, con mas años
con apretones, cicatrices
dolores de cabeza, mas llanto
pero las estaciones siguen
y no paran, te persiguen
y la gente sigue ahí
caminando y caminando
y deberías sentirte agraciado
cuando alguien sin pensarlo
te extiende amablemente
su brazo, su entera mano
para que puedas levantarte
y subirte sin descanso
hasta alcanzar ese tren,
que adelante te estará llevando.


"Y ya pasó una estación
en este tren, con sus trancos
con sus frenadas y sus mareos
con sus risas y sus llantos
con estos rieles tan fríos
pero a veces tan, tan cálidos
que no paran un segundo
de llevarme hacia adelante
mas allá del horizonte
donde se, y estoy seguro
que se encuentra ese hombre
que está en mi futuros zapatos
y en sus manos con la brisa
se mece y se desliza
un boleto que ha de llevarlo
mas adelante, sin dudas
a un futuro mejorado
más maduro, añorado".

Juan
sábado, 16 de junio de 2012 |

Sudden Inspirata IX: Guerra de Amor.

Tus lunares y los míos
van a jugar esta noche
a la guerra y al amor
en absoluto derroche
de ataques por doquier
exabruptos de placer
y sinrazón de sabores
que se cuelan en tus labios,
en tus hombros
y en tu cuello,
tentando a mi y mi pellejo
de sucumbir a sus trucos
al alcance de tus manos,
de las pecas en tu espalda
que a gritos voraces piden
pelear a capa y espada.
Y al mirarte de frente
con mis dos ojos marrones
mientras nuestros corazones
laten con la melodía
de nuestras respiraciones,
encuentro en esa mirada
tan inocente y rodeada
de dos aureolas verdosas
el tesoro más perdido
la chispa más encendida
el secreto más guardado
de toda viva existencia.
Entre vos y mi presencia
encuentro tu esencia alada
que me vuelve mas humano
mas hombre, mas especial
y al final logro alcanzar
ese yo que quiero ser,
al entregarme al placer
de tus brazos y tu abrazo
de tus besos, tu regazo
que tanto me hizo crecer;
descubro que no hay placer
mas grande que hacer la guerra
el amor y otras yerbas,
en tu piel y en tus caricias
que me calman y me envician
antes de irme a dormir
para poder compartir
con vos estos nuestros sueños
y despertar ya mañana
descubriendo que de guerras
también se ganan batallas.

Juan
jueves, 14 de junio de 2012 |

5 AÑOS.

Grita la ciudad ensordeciendo
a los peatones al pasar,
con sus miles de bocinas
y sus ambulancias,
con sus ruidos y semáforos,
con sus edificios altos
y los faroles que devoran
en sus fauces de luz al cielo estrellado.

Lejos ha quedado aquel momento
donde para contar cometas
sólo debía salir al patio,
donde sólo un edificio
eclipsaba de vez en cuando a la luna,
y la diosa fortuna
guió hacia aquí mis pasos.
Quién pudiera excavar
en las profundidades de esos momentos
para arraigarlos en la orilla
de los días mas perdidos de hoy en día.

Basta con mirar atrás,
o al cielo otoñal,
para descubrir donde han quedado
los recuerdos de ese día.
Cinco años han pasado desde entonces,
y que mejor vista definida
que la de mis pasos
marcados en mi vida,
habiendo excavado firme y hondo
en las arenas blanquecinas.
Creando cristal
de la intensa nada misma.

Y de las cenizas siempre surgirán
los sueños y las utopías,
que escribiendo me han hecho
nadar en este océano de tinta.
Y volaré noche tras noche,
día tras día.
Sabe Dios cuánto me llevará
esta apasionante osadía,
esta empresa en letra rara,
patizamba y algo torcida.

Ojalá algún día
estas letras se filtren
en mil y un almas invadidas
hasta el tope de necesidad
por estas gotas de sangre,
sudor y lágrimas, de realidad;
pero todas y cada una,
como hace cinco años... MÍAS.



Simple y llanamente... Muchas, PERO MUCHÍSIMAS GRACIAS.

JuÁngelos
lunes, 11 de junio de 2012 |

Sudden Inspirata VIII: tu mensaje empañado.

Mensajes escritos en vidrios empañados
almohadas que cuentan en nuestros oídos
mil y un cuentos entrelazados
para alcanzar de a dos el sueño tan deseado
justo antes de volar atacando el frío
que huye despavorido y enojado
porque tendrá dos víctimas menos esta noche
vos y yo enormemente enamorados.

Y si un fatídico día hubiera de alcanzarnos
volvería a ese instante aún congelado
al tiempo donde tus dedos dibujaron
el cálido mensaje en ese vidrio empañado
dejando dos palabras tras mi nombre
dejando allí a tu corazón hablando.

Juan
lunes, 4 de junio de 2012 |

Atemporal


Atemporal cada segundo que paso a tu lado
cada avance del reloj entre tus brazos.
Atemporal el minuto y el minutero
y cada paso en el sendero
donde voy iluminado.
Atemporal la distancia
que ya quedó en el pasado,
y aquellos días vividos
que aun con primavera y sol,
se sentían tan nublados.
Atemporal el anillo
que atesora nuestras manos.
Atemporal esa esencia
que me vuelve tan rayado,
tan borde, tan idiota,
cuando siento que alguien más
en tus ojos se ha fijado.
Atemporal el momento
en que con lágrimas en los ojos,
y con sudor en las manos
nos abrazamos triunfantes
sobre todo lo complicado,
lo imposible, lo ilógico,
uno al otro aferrados.
Atemporal el futuro
en que aunque hayamos marchado,
queden allí nuestros nombres
en un verde árbol marcados.

Juan