viernes, 31 de diciembre de 2010 |

POSTEO 200: FELIZ 2011!

No existen distancias imposibles de cruzar... sino hombres que no se animen a hacerlo.
A veces no existen razones para las distancias... o si, pero no son tan (estúpidamente) importantes ni tan poderosas como el orgullo humano. ¿Es que no soy claro? El problema reside en los hombres....
Hay hombres que no se animan a caminar, a seguir con su vida, y otros si.

Hace poco más de 24 años que estoy en este mundo, cruzando distancias, a veces físicas, a veces intangibles.
Este año, sin duda, ha sido un año de distancias; de las que se extienden y de las que (felizmente) se reducen.
Generaron y generé distancia (a veces hasta en ciertos aspectos de mi mismo que ya no puedo dejar que caminen a mi lado). Este 2010 tuvo pérdidas y victorias, y sin duda se acortaron los tiempos... parece que fuera ayer, cuando escribí sobre este "Año del Tigre".
Pensándolo bien, debo agradecer enormemente que esa fiera con el reloj de su lado no me haya tragado entero en sus fauces. Soy consciente de que con sudor en la frente debo resoplar, descansar un minuto entre las 23:59 y las 00:00 hs, tomar aire... y otra vez, a caminar.

Agradezco sin dudas a mi familia, mis amigos, aquella gente que se fue y los que se quedaron, los que quieren volver y los que ya no volverán, los que me quieren y los que me odian, los que me aconsejan y los que hablan a mis espaldas. Distanciarse o no es una elección...
Este año APRENDÍ que puedo sortear distancias; y que no hace falta dar ni un sólo paso para hacerlo.
También redescubrí (acompañado de la mano) que se pueden franquear distancias que algunos -mentes con poca fé- creen infranqueables.

Hoy, además, estoy escribiendo el posteo número 200.
Algunos van a creer que lo tenía planeado, pero no. De echo, he aprendido a tomar distancia también de "lo que algunos creen", y a ser feliz por lo que yo quiero, y no por lo que el resto cree, quiere o piensa.

Hoy, se que no sólo me distancian 365 días del que fuí el año anterior, sino mucho más (tanto que sería extensísimo el posteo si lo escribiera).
Aún me quedan distancias por recorrer... pero bueno, en un año (o en el trayecto de éste que comienza) les cuento como me fue.

Un abrazo enorme a todos los que leen, a los que comentan, a los que me siguen, visitan y me hacen el ENORME honor de darme material de lectura bloggera o charlas geniales salidas de una simple frase.

Éste "Ángelos" levanta la copa con ustedes (agua, vino, champagne, sidra) y por ustedes... por este año que se va y el que pronto comienza...
Tenemos un día a día por delante... aprovechémoslo.
Franqueemos las distancias que tenemos, y creemos distancia de aquello que nos hace mal.

Feliz 2011!
Nos vemos tan pronto como se termine la distancia entre este posteo y el próximo.
Buena energía, paz y muchos buenos deseos para todos y cada uno de los que me leen.

Ángelos
jueves, 30 de diciembre de 2010 |

Nuestros números...

"Voy a hacer hasta lo último que quede entre mis manos para que vos seas feliz de nuevo... y mucho más".
-una promesa de mis labios, escrita y grabada... a fuego, en vos-


Teníamos las estadísticas en nuestra contra, las opiniones favorables escaseaban, "eso no existe" escuchamos varias veces.... y demostramos lo contrario.
Cada amanecer, cada atardecer, cada llamada, cada mensaje, cada video... todo hace más firme nuestra base y más inestable la opinion de los incrédulos.
Aprendimos que tampoco necesitamos escuchar lo que ellos tienen para decirnos, sino que las dulces palabras de aliento que nos elevan hacia esa pseudo-utopía son las que realmente importan.
Eras mi utopía, mi hermosa utopía... ahora sos mi llameante realidad.

Dejemos que nuestros números hablen por sí solos:

2 años
24 meses
730 días
17.520 horas
1.051.200 minutos


Más de un millón de vueltas de reloj, vividas con vos en mi vida. Con vos SIENDO mi vida.

Be... quiero multiplicar por cientos (y más) todos y cada uno de esos números.

Te amo mucho y creeme que NO PIENSO BAJAR LOS BRAZOS.
Me has enseñado hasta donde puedo llegar si tengo voluntad.
Si existe alguien en mi vida como vos no hay límites.
El cielo es el límite...

... ¿y sabés una cosa?
VOS SOS MI CIELO.


Sigo siendo tuyo, como desde hace dos años... y por mucho tiempo (porque ambos así lo queremos).

-tú- Ángelos
miércoles, 29 de diciembre de 2010 |

Releerse

"No entiendo a veces cuando la gente no toma las cosas simples, así como son... de la nada, sin buscarle la cosa complicada."
-de mis propias palabras, en este mismísimo sitio, Diciembre de 2007-

Es impresionante como se puede cambiar en tan poco tiempo... o mucho tiempo. Ya no sé como es.
Este 2010 se termina en un par de días y yo acá, luego de releerme porque una hermosa damita recientemente caída a mi vida (y yo a la de ella, entre otras) decidió comenzar a hacerlo, me di cuenta de lo diferente que era esta cuestión hoy en día en mi vida.
No puedo evitar preguntarme: al crecer, con el paso de los años, ¿la gente se vuelve más complicada? Sinceramente me negaba a aceptarlo, pero si me fijo bien, con solo mirar a mi alrededor (espiando en algún espejo además) me doy cuenta que es así, que uno sin darse cuenta se sumerge poco a poco en eso.
Creo que uno descuida ciertos aspectos de la vida cuando se focaliza en otros, y es entendible... (que tire la piedra sin esconder la mano quien no se incluya en este grupo de imperfectos humanos que disfrutamos del día a día).
Lucho contra mi mismo, contra ese adulto que quiere verle lo complicado y el trasfondo a todo.
Hay que recuperar parte de esa visión ingenua de niño que acepta más y cuestiona menos... esa visión que al parecer tenía hace 3 años y debo recuperar.

Creo que uno debe confiar más en lo que ve. Las acciones hablan por si solas (aunque las personas no quieran que lo hagan). Quizás suene a contradicción pero, confiar en lo que nuestros ojos ven, con una pizca de obsevación detallada da la pauta de la realidad.

Por ahora queda luchar contra fantasmas creados por mí o por otras personas... siempre mirando hacia adelante, frente en alto. Y releerme de vez en cuando, para no perder de vista lo que soy en realidad.
Q
UIÉN
soy en realidad.

Aunque crezca quiero que siga ahí el niño que fui. Y aunque los espejos no muestran una sonrisa tan amplia como en mis años más jóvenes, sinceramente espero que reflejen a un hombre serio que no ha perdido de vista su raiz ni su verdad.

Ángelos
lunes, 27 de diciembre de 2010 |

Desearía...

Desearía ser agua,
para poder descender
suave por tu garganta
en los días calurosos de verano;
o refrescar tu piel palmo a palmo
con cada una de mis gotas.
Formar parte de tus comidas,
de tu respiración agitada,
de tus besos bien profundos
y de cada una de tus lágrimas.

Desearía poder sorprenderte
una tarde cualquiera,
cayendo desde el cielo,
lavándote las penas,
y que junto con el viento
demos vuelta tu paraguas;
empapar tu ropa toda,
acompañarte hasta casa,
ver como te quitas lento,
todas las prendas mojadas...
ver tu desnudez bien envuelta
en absolutamente nada.
Acompañar las caricias
de una suave toalla malvada
impregnada en el perfume
hipnótico de tu espalda.

Desearía ser agua salada,
para viajar y encontrarte,
y sutilmente invitarte.
a que te zambullas sin duda,
entre mis olas te muevas,
y viendo ellas me hagas
partícula a partícula
todo el tiempo
parte de tu mirada.

Ángelos
viernes, 24 de diciembre de 2010 |

Salto de Fe

El miedo, silencioso, pero gritando desde cada mínima célula en mi sangre.
Acercarme, ver la altura, las rocas filosas, el agua lejana...
Parece mortal, aunque sea una caída mínima.
Es sentir que se te hiela el aire en los pulmones, que te tiembla hasta la más mínima fibra del más mínimo cabello, que no sobrevivirás a la caída.
Es sentir que tenés que lanzarte, que a ese instante se ha ido encausando tu vida, tus días, cada milisegundo de tu existencia.

Y todavía escucho los pasos en mi interior, con su cabeza en alto, hombros erguidos, de esa voz que me dice tranquilamente: "Ha llegado el momento de hacerlo, porque no hubo ni habrá otro, porque ya no puedes volver atrás... y porque una vez que rompas la superficie del agua, verás que TODO ESTARÁ BIEN".
Lo dice tan burlona... ¡y el 90% de mi mente y mi cuerpo siente que tiene toda la razón!

Es abrazar el miedo, en silencio -vamos, no hubo, no hay, ni habrá necesidad de desgarrarse la garganta-, hacerlo propio, dejar que anide en el corazón, en los pulmones, viaje en los glóbulos rojos, cure con las plaquetas, defienda a la par de los glóbulos blancos... dejar que se extienda desde las neuronas hasta los huesos, desde la carne hasta a esa saliva faltante a causa de él.
Hacerlo propio, abrazar el miedo... y una vez que se haya unificado por completo, tomar el control, flexionar las rodillas, extender los brazos...

"Ha llegado el momento de hacerlo... ha llegado el momento de saltar"


Claro... como si pudiera engañarme a mi mismo
...como si no lo hubiera sabido desde que tengo conciencia...
...como si en toda mi vida no hubiera pedido por él...

...como si creyera que el momento de dar el Salto de Fe no estaba pronto a llegar.


Ángelos
jueves, 16 de diciembre de 2010 |

Repetir: Yo soy

Este texto que les dejo a continuación me lo prestó mi queridísima amiga bloggera Viole...

Yo soy positivo, pienso positivo, siento positivo, hablo positivo, actúo positivo.
No existe cosa negativa que pueda dañarme.
Yo soy mi escudo y fortaleza.
Le digo a todo lo negativo: tú no tienes poder.
Yo soy positivo.
Yo soy el bien, pienso el bien, hablo el bien, actúo el bien, siento el bien.
Yo no creo en el mal, sólo creo en el bien.
Algo bueno me tiene que suceder.
Yo soy el bien.
Yo soy la luz, pienso la luz, siento la luz, hablo la luz, actúo la luz.
Las Tinieblas no existen. Dios es luz. Hágase la luz.
Yo soy la luz.
Yo soy la felicidad eternamente manifestada para bendecir el bien y en positivo todo lo que existe, me rodea y contiene el mundo.

Yo soy energía, pienso la energía, hablo la energía, siento la energía, actúo la energía.
La pereza no puede conmigo.
Yo soy energía positiva.
Yo soy positivo.


GRACIAS, por tantas charlas a cualquier hora... con tantas caricias al alma.

Ángelos
martes, 14 de diciembre de 2010 |

Desnudo de vos

Desnudo estoy en esta ciudad de vientos fuertes, agua que escasea y calores que aumentan día tras día.
El verano anuncia su llegada mientras que el año se prepara para partir.
Desnudo salgo de la ducha, donde un momento en especial me recordó tu sonrisa sonrojada, provocándome un mar de lágrimas, que se combinaron con las gotas que en ese momento caían por mi cuerpo.
Desnudo de vos me encuentro, entre miles de personas que ignoran lo bello e inmaculado de tu presencia en mi vida.
Desnudo de vos, de tus caricias, de tus besos, del roce de tu nariz contra la mía, de tus susurros, de tu mirada silenciosa.
Y vos, sin mí, estarás en otra ciudad de vientos fuertes, pero con agua clarísima y fríos que congelan el aliento.

No puedo evitar lamentarme ¿sabes?, maldita sea, envidiando al humo que de vez en cuando ocupa tu boca, cuando quisiera ser yo, con mi aire puro, quien conquiste y tome posesión de ella cada día... como lo hice cada día.

Desnudo de vos me encuentro, y se que un aroma a chocolate alivianará en mi almohada la espera, pero no se comparará con el perfume de tu piel.

No quiero estar desnudo. Por favor no me dejes desnudo.
Te espero, lo sabes... pero el frío siempre le sigue al calor, y necesito de vos para cubrir mi piel, con tu piel, con tus caricias, con tus besos, con el hálito puro que puede (vos podés hacer) salir de tu boca, con todo lo que sos...

Desnudo de vos me encuentro, y no hay cobijo sin vos.
Por favor, por lo que más quieras, volvé pronto... acá estoy.

Ángelos
viernes, 10 de diciembre de 2010 |

Algo en mí

Algo en mí se rompió, se quebró, se quedó con gusto en el lunar que se esconde allí donde la piel es blanca. En la piel de tu cara, en tus ojos marrón verdoso, en vos, en tus labios.
Algo más se queja porque me alejo, porque aún no puedo dormirme a tu lado cada maldita noche.
Algo más ínfimo pero más poderoso, no se bien qué es, respira tan tranquilamente que hasta da miedo. Me susurra al oído dulces palabras, con tú voz, diciéndome que si sigo a mi corazón llegaré con vos, lejos, a donde sea.

Ahora lloro, inevitablemente lloro.
Feliz porque se que he podido, porque puedo y porque soy consciente -más que nunca- de que podré.
Ahora se a dónde puedo llegar. Ahora se a quién quiero llegar. Más seguro que nunca.
Te amo, y voy a volver a recorrer este camino las veces necesarias -así sean miles-, si al final de él estás vos, esperándome... Con tus gafas espejadas y ese abrazo tan especial como tuyo.

Ángelos
( Ángelos)