viernes, 28 de mayo de 2010 |

Me preocupa (sobre pelear y tachar)

Hoy en día todos estamos apresados por la rapidez del mundo, el paso de gente a nuestro lado que apenas conocemos, que vive tan (o más) inmersa que nosotros en una rutina eterna, abrumadora, enfermiza y preocupante.

Hace unos meses atrás me encontré teniendo una charla con un amigo, y supe que al guardarla estaba reservando un tesoro en mis manos.
Recuerdo que luego de hablar un largo rato, lo encaré con una de mis preguntas filosóficamente filosas:
- A ver, hermano, se que suena raro pero...haceme una lista: ¿QUÉ es lo que te preocupa?
Esta fue su respuesta:
-ME PREOCUPA ESTAR SOLO
-QUE SIEMPRE ME FIJO EN LA PERSONA EQUIVOCADA
-EN QUE NUNCA PUDE MIRAR A LOS OJOS A UNA PERSONA Y DECIRLE QUE LA QUERÍA
-EN QUE TENGO 23 AÑOS Y NUNCA PUDE ESTAR BIEN CON ALGUIEN
-ME PREOCUPA QUE NO PUEDA SER FELIZ
-ME PREOCUPA QUEDARME SOLO
-en que me engancho fácil y empiezo a pensar pavadas de la nada
-me ilusiono muy rápido
-me conformo con muy poco
-me preocupa que me esté escapando o yendome de un lugar a otro para ser feliz
-me preocupa no poder ser yo mismo
-me preocupa que mi familia no me entienda...
(...)

Pues esta charla se dió hace casi un año, y es bueno ver que muchas de esas preocupaciones tienen una línea que las cruza de lado a lado, que son parte de un pasado no lejano pero pisado y superado... y que las que quedan ahí expectantes, resistentes, saben que les está llegando la hora.
TODOS nos preocupamos en menor o mayor medida, con y sin razón.
Aunque más allá de todo, el preocuparse demuestra que nos importa la otra persona, o alguna situación en particular... que no estamos ni tan sumergidos, ni somos ajenos a lo que pasa a nuestro alrededor.

Un buen tipo me enseñó algo muy cierto sobre las preocupaciones, hace un tiempo... desgraciadamente ya no está en este mundo, pero su idea ha calado hondo en mí.
Pero bueno, esa es preocupación de otro posteo. Hoy me voy con la sensación de identificarme con esa lista, de saber que yo mismo tuve esos miedos (al igual que mi amigo) y los superé -o peleo para superarlos-.

Preocuparse puede formar parte del ADN humano, si... pero también pelear para salir adelante, y hacer hasta lo imposible para ganar la batalla.

Ángelos
lunes, 24 de mayo de 2010 |

El amor NO es un capricho.

Recuerdo que cuando era chico tenía berrinches cuando me decían que NO. Y hoy en día mentiría si digo que no fui un insoportable, caprichoso y muy avivado niño. Pero la vida y los adultos te ponen los necesarios límites que van armando tu carácter.
Resumiendo, al llegar a la adolescencia, con sus revoluciones hormonales, decepciones, encuentros, desencuentros... aparece el amor. El amor que nos viene a patear el tablero mientras nos reímos -creyéndonos doctores del tema- de él... y él de nosotros.

Hoy vi una situación muy parecida a la mía, una pareja de personitas que estaban abrazados, compartiendo una tarde nublada de Domingo.
Ver sus miradas cómplices, sus sonrisas... hizo que me recorra el cuerpo un escalofrío de envidia sana. Pero más allá de eso, y de ponerme muy contento por ellos dos -puesto uno es casi un hermano-, me demostraron que mi situación llegará a ese punto, que mi corazón late como otros, que no es descabellado pensar como pienso, sentir como siento. Y no porque no creyera en lo que me dicte el latir en mi pecho, sino porque se siente bien ver como mis hipótesis son reales -aunque a más de uno con alma de pesimista le parezcan irreales e imposibles-. Por eso siento, pienso, creo y vivo diciendo que el amor NO es un capricho. Sin dudas, cuando ya le viste la cara, aunque sea una vez -correspondida o no-, ya podés detectarlo... ya sabés lo que se siente.
Y aunque el tiempo haya pasado, hay algo que rescato de esos berrinches de la infancia: mi tenacidad para con lo que quería conseguir.
Pensando en eso, trayéndolo a mi presente, hoy pongo -ponemos más bien, somos dos en esto- en juego muchas de mis cartas fuertes para conseguir nuestra felicidad. Tenacidad, Coraje, Paciencia, Fidelidad, Compromiso, Promesa, Autocontrol, Compañía, Presencia... (y otras tantas, marcadas y sin marcar).

Pueden tildarme de caprichoso, de soñador, de idealista... yo prefiero que vean mi tenacidad y que sólo se dejen llevar por mis sonrisas, como las que vi y viví hoy en las caras de mis amigos.


"Amor, hoy te necesito; te tengo, te vivo y te veo en sus caras, en sus abrazos, en mi mismo... y un día -ya pronto- seremos vos y yo los corpóreos, complices y enamorados... para que el mundo brille de felicidad por ello, sin importar que tan nublado esté el día."
Sudden Inspiration del 23/05/2010

Ángelos
lunes, 17 de mayo de 2010 |

La Rotonda de la Vida (V)

Llegó un punto del camino en donde un sentimiento profundo me invadió, desde los pies hasta la punta más fina de los pelos.
No era entumecimiento, no era el momento de mi muerte, sin dudas era algo propio de la vida.
El camino ascendía pasos más adelante... ascendía hasta perderse más allá de las nubes.

Y yo, invadido por esa sensación, me sentí abrumado. Abrumado por el mundo, por mis alrededores, por mi mismo, por el interior, esa figura que yo era, lo que fuí y lo que algún día llegaría a ser. Todas las facetas se colaron en mi mente, una más pesada y vomitiva que la anterior...
Caí de rodillas, me tomé del pecho. Me daba vueltas todo alrededor.
Pedí dormirme, pedí que se detenga, pedí, grité, lloré, golpeé el suelo haciendo que mis manos sangraran.
Miles de lágrimas brotaron, una a una, y todas juntas de a momentos... un río de tristeza, el escape perfecto para miles de pequeñas tristezas acumuladas.

Miré al cielo. La noche comenzaba a cerrarse sobre mí. Las estrellas borrosas parecían estar bailando un vals ante mis ojos, que, mareados, no respondían a mi cerebro. Mis párpados se resistían a cerrarse; por más fuerza que hiciera no se movían un milímetro.

Sin esperarlo, algo me ancló al suelo... algo me contrajo contra la fría tierra y la Luna apareció, cresciente, detrás de nubes que no supe bien de donde salieron.
Dos segundos después, el cielo se llenó de luces y estruendos por doquier.
Mis lágrimas se amalgamaron con finas y contínuas gotas de lluvia.
Mi cuerpo seguía ahí, sin poder moverse, sin poder hablar, sin ganas de nada, sólo dejando que todo pase.

No se cuando me dormí, no se cuando me olvidé de la peligrosa y embustera presencia del zorro, no se por cuánto tiempo presencié la repentina tempestad, no se...

- El ascenso es demasiado difícil.
- Sí, pero la vista lo vale...

Dos voces se oyeron cerca de mis ahora cerrados ojos. Dos voces que se acercaban hablando en voz calma, pero yo no podía decir en ese momento en que tramo del camino me encontraba, si estaba oscuro o no, si soñaba o no, sólo tenía dos cosas en claro -importantes, creo yo-: mi nombre, y una titánica necesidad de ascender, sin importar los peligros que el camino tuviera para mí.

Ángelos
jueves, 13 de mayo de 2010 |

Dejar pasar el amor...

(...) En la vida uno se relaciona con muchas personas todo el tiempo. Y es así, eso es vivir, relacionarse, elegir, con quien querés estar, con quien no... Todos todo el tiempo estamos buscando algo... bah, buscando algo... BUSCANDO UN AMOR. Y el amor está dentro del orden de las cosas que responden al azar. Si tenés suerte, en la vida, te podés cruzar con el amor. Es casi un milagro.

El amor es como la lotería: podés jugar toda la vida y ganar... o no hacerlo nunca. PERO si lo intentás, y no ganás, no tenés nada que reprocharte.

Lo que no tiene perdón es haber encontrado el amor, haber tenido esa suerte... y no haberlo aprovechado.

Yo tengo la suerte de haber encontrado el amor... y NO LO PIENSO DEJAR PASAR... porque si lo hiciera, sé que nunca jamás en mi vida, me lo podría perdonar.



*extraído de un capítulo de la serie Casi Ángeles (© 2009 CMG y RGB) -con una leve, pero no menos importante para mí, modificación-.

Ángelos
jueves, 6 de mayo de 2010 |

Simplemente sin veneno

"Y quien quiere ser un creador en el bien y en el mal, ése ha de ser primero un destructor, y quebrantar valores.
Así, para realizar el mayor bien hay que cometer el mayor mal: ésa es la voluntad creadora.
Hablemos de esto, aunque haga daño. Peor es callar: todas las verdades calladas se vuelven venenosas."

Así habló Zaratustra - Friedrich Nietzsche.


De príncipe azul a cretino hay una estupidez de distancia. Uno no se da cuenta de eso, hasta que cometió la quinta, o la sexta. Hasta que metió la pata de una manera bastante (poco) respetable.
Yo lo hice, yo fui asi, como Zaratustra cuenta en sus escritos, a manos de Nietzsche. Yo fui un destructor, de mi mismo, y de otras personas. Hoy en día se que pude haber sido peor, más nocivo, más... venenoso. Fui más cretino de lo que muchos creen, y menos príncipe azul de lo que yo pensé que era.
Hace poco, cuando esa frase se me vino a la cabeza, pensé que tan errado estaba, y si había encontrado la manera de vivir que suprimiera eso. No, no la hay, no se puede suprimir el pasado. Pero ahora se que habiendo vivido como lobo -rabioso- con piel de cordero, no es lo que necesito, ni quiero volver a vivir.
Cambié, cambié y por eso mismo ahora estoy escribiendo esto: el tiempo pasó desde aquellas épocas de venenos indiscriminados, y si bien fui principe, cretino, estúpido, imbécil, interesado... ahora no. Hoy en día se, y creanme que lo tengo MUY en claro, que para dejar de ser cretino, y comenzar a ser persona -pero persona con minúsculas y todo el sentido- solo se necesita un arrepentimiento sincero, y la voluntad interior de querer cambiar el rumbo de nuestra vida.

Alguna vez me aproveché de alguien más, alguna vez hice daño, habiéndolo recibido o no; alguna vez me creí el vivo del siglo, me creí tener a Dios, a la suerte y al destino dandome la mano. Pero no.

Y años después de eso, años después de mirarme al espejo y ver a alguien que se parecía a mí, de la misma manera que se parecen la primavera y el otoño, me encuentro feliz con lo que soy hoy en día: una persona, un proyecto de adulto con pies de barro, un príncipe azul que ya encontró a quién proteger, a quién enamorar día a día, a quién conservar, a quién pedirle que lo cuide más alla de todo.

Hoy, durante una clase, una de mis profesoras dijo: "Keep it simple" (Manténlo simple) ... creo sinceramente que para no caer, para no lastimar, para no envenenar ni llevarse al mundo innecesariamente por delante es IMPORTANTISIMO eso del "keep it simple". Los amigos ayudan mucho en eso, el amor ayuda, la familia ayuda...


Keep it simple, no complicarse de más, ayudarnos a mantener los pies de barro... sucios, si, pero reales.

Ángelos