miércoles, 18 de noviembre de 2009 |

¿Y por qué no?

- ¿Qué es? -preguntó el caballero, mirando la copa receloso.
- ¡Estáis tan asustado! -dijo Merlín-. Por supuesto, por eso os pusiste la armadura desde el principio.
El caballero no se molestó en negarlo, pues estaba demasiado sediento.
- Está bien, lo beberé. Vertedlo por mi visera.
- No lo haré. Es demasiado valioso para desperdiciarlo.
Rompió una caña, puso un extremo en la copa y deslizo el otro por uno de los orificios de la visera del caballero.
- ¡Ésta es una gran idea! -dijo el caballero-.
- Yo lo llamo pajita -replicó Merlín-.
- ¿Por qué?
- ¿Y por qué no?
El Caballero de la Armadura Oxidada, Robert Fisher.


¿Por qué ese afán de la gente de rodearse de gente que tiene visiones cerradas, amargas y desesperanzadas de la vida?
Últimamente he escuchado más "estoy cansado del mundo" o "la vida es una mierda" que "te extrañé" o "buenos días. ¿cómo estás hoy?"
La gente se rodea (ya no sé si consciente o inconscientemente) de personas negativas, que ya no abrazan, no se preocupan, no miran a los costados, son venenosamente terminales para si mismas y para el resto.
Podrán llamarme apocalíptico, o extremista, que se yo. Pero antes de señalarme con el dedo y decirlo, tomense 5 minutos, ni uno más...los invito a leer lo siguiente y luego hacerlo si quieren:

Cierren los ojos y piensen. ¿Con cuántas personas se han encontrado en las últimas 24 horas?
¿Lo tienen? Bien, ahora pongan en la balanza a los que demostraban positivismo; luego pongan a los que hacían, decían o actuaban de la manera totalmente opuesta.
- ¿y?¿que resultó? -

¿Por qué la gente se empecina en ver todo torcido, todo negro, todo lo malo, todo lo que falta? ¿Es que acaso cuesta tanto rodearse de personas que nos hagan bien? ¿Tan difícil es cortar a tiempo con esas personas que solo nos dan lentes oscuros para el día a día?
Luego de tratar con ellos (y su creciente desesperanza) lo único que nos queda es creer que la vida realmente es una mierda, que todos los que nos quieren en realidad pretenden hacerlo, y que no nos merece ni la vecina de al lado que nos pide un poco de azúcar de vez en cuando.

Conectado con esto, hace unos días apareció como caída del cielo (aunque salió de entre mis notas) una frase que escribí hace rato:
"Los ojos que ven una realidad buena no se mienten a si mismos, están siendo optimistas, y ese es el primer paso para cambiarla... no importa que tan torcida esté"

Algunos me dirán:
- Todos los días hay mil y un cosas que demuestran que la vida es una mierda ¿Por qué cuestionarlo?
Yo, por mi parte les digo:
- ¿Y por qué no?

Ángelos
jueves, 12 de noviembre de 2009 |

Brilla por mí



¿Brillarás por mí esta noche?
¿Me lo prometes? ¿podés intentarlo?
Quiero creer que tenés la fuerza suficiente
para aplacar esa oscura sombra
que hoy, por excepción, o desencanto
o soledad, o presión, o nosequé
se cierne sobre mis hombros.
Esos hombros a los que papá da palmadas
en el momento justo, cuando mis fuerzas flaquean,
o la espalda a la que mamá abraza
cuando nota que el corazón quiere escaparse.

¿Puedo pedirte que brilles fuerte esta noche?
¿Me dejarás dormirme en tus brazos
mientras lloro desconsolado?
No importa si es por la peor de las injusticias
o por la más tonta de las simplezas.
¿Jurás no romper el silencio del abrazo
con cualquier palabra que irrumpa en la conexión?
¿Podrás oír lo que mi silencio tiene para decirte?
Si, hoy no me siento completo.
No, hoy no me encuentro al espejo.

Tocame los hombros firmemente,
como si papá ya no pudiera hacerlo.
Abrazame con fuerza de titán,
como si mamá ya no estuviera para hacerlo.

Hoy no me sale, no logro encenderme
La felicidad se me escurre,
es un placebo, no me funciona
saber que ayer estuve peor
o mañana estaré mejor.
Ahora, justo ahora necesito esto
un abrazo, o una caricia
en silencio.

Seas mi amor o mi amiga,
seas mi ángel o mi amigo,
me veas desde abajo
o desde arriba.
Si crees que soy un estúpido
o el mas bueno de todos los tipos.

Hoy mis palabras se entrelazan
formando estos tejidos.
¿Brillarás por mí esta noche
abrazando tu almohada en paz?
¿Me enviarás luciernagas insistentes
que sequen mis lágrimas durante el sueño?

Cuidá de mis heridas, mirame en silencio,
cambiame las vendas, dejame dormir en tu pecho
mirame y bucea profundo,
encontrá el cofre hundido en mis ojos
forzá el cerrojo
liberá el brillo de nuevo,
devolveme el calor
que siempre late en mi pecho.

Rompé esa estúpida idea,
de mantener la sonrisa a toda costa
de guardar lo que siento para no afectar a nadie
Quitame la máscara que aparenta felicidad
descubrime la tristeza tras el manto
apretame como escurriendome
no dejes que retenga el llanto.

Y entonces luego veré,
que nada ha sido en vano,
y mañana intentaré de nuevo
brillar tan fuerte como pueda
tan fuerte como el resto de los días,
cuando me acuerdo como se hace,
como lo logro de tanto en tanto.

¿Brillarías esta noche por mí,
hasta que el sol brille de nuevo
y algún pájaro me encuentre dormido
despertándome con su canto?


Ángelos
lunes, 2 de noviembre de 2009 |

Saludo Placebo...

HOLA A TODOS LOS QUE ME LEEN!!!!

En estos días se hace difícil hacerme un tiempo para escribir en este rincóncito -que ya se ha transformado en un amplio salón-, parecerá que no, pero esto de acomodar caracteres, letras, títulos y frases lleva su tiempo (si, se que ustedes también lo saben... ¡y me da tanta bronca el no poder leerlos a todos y responder a sus comentarios como antes...!)

Bueno, solo dejo ésta entrada placebo para que sepan que estoy vivo, que todo marcha, apretado, pero marcha...

Lo peor de todo es que tengo muchos textos como para subir, pero llenar el blog con letras no maduras no es mi estilo... esto de los videopost parece ser un condimento especial que me gustó, y volveré a postear de vez en cuando...
Sólo espero me sigan bancando luego de esta ausencia (académica, cabe aclarar).
(...)

En pocos días cumplo años... y no tengo tiempo ni para planear alguna reunión lo suficientemente acorde a MI día.
El tiempo se pasa volando, ESTE AÑO se está pasando volando... pero espero poder reaparecer realmente antes del mes de Diciembre...

DE VERDAD, DESDE EL CENTRO DEL PECHO les agradezco los comentarios y los 2 mails que me enviaron preguntando si me había pasado algo.

SIGO ACÁ, y pronto voy a volver tan -o espero más qué- angelado como siempre.

Un GRAN ABRAZO cálido, con las alas atadas pero tensas... listas para salir volando en el momento adecuado.


Ángelos

(alias J.)