domingo, 27 de septiembre de 2009 |

A veces

A veces solo hay que vivirla, sin tener la necesidad de entender porque pasa lo que pasa.
A veces te sentís solo como perro, o inseguro, o con frío; otras no soportás la presión, el calor del amontonamiento de gente, y atacás a quién se preocupa por intentar cuidarte.
A veces solo hay que llorar un poco para que todo pase, pero no lográs hacerlo acompañado, entre los brazos de alguien más. Hasta pareciera que ni muriéndote en llanto podría acabar tamaño dolor.
A veces querés culpar a alguien más de cada uno de los pasos que diste, ignorando -consciente o inconscientemente- que fuiste quién decidió darlos.
A veces olvidás los consejos que diste, cuando te encontrás dentro de pantalones ajustados. Y de repente te encontrás haciendo una lista de todo lo que te falta, de todo aquello que la "suerte" o Dios les dio a los otros, sin siquiera entender -o recordar- que todo ello no te ayuda en lo absoluto a ser más tolerante, comprensivo, amable, sencillo y mejor persona.
A veces es cuestión de reconocer cada una de las cosas y personas que SI tenemos, y hacer buen uso y vida de ellos.
A veces es necesario ponerse algo estúpido, para que nos vengan a pegar dos o tres bofetadas que nos coloquen en nuestro sitio de nuevo.

A veces, siempre es a veces, pero que no sea cada día un "todo lo mismo"... porque a la vida hay que vivirla, no sufrirla; sino no se llamaría vida y sería un sufrimiento.

Ángelos
miércoles, 23 de septiembre de 2009 |

entREMos

Dejemos que el sueño se lleve las preocupaciones, las lágrimas que se rehusan a salir, las notas que jamás hemos de entonar en público. Que se queden nuestros secretos anidando en los pliegues de la funda de la almohada, sin ganas de irse, por miedo a ser cazados.
Y mientras, coleccionaré melodías que induzcan en mí al sueño, las escucharé de a poco como debe hacerse, otro día lo haré corriendo.
Soñaré sonrisas de amigos y ajenos, te soñaré allí, me soñaré viviéndolo.

Pero ya basta de esto, que mis ojos se cierran... Las compuertas se abren, allí está Morfeo.
Música que suena y aquí llega: el sueño.

Hasta mañana mente... hasta mañana cuerpo.
Me soñaré con alas, alcanzando el alto cielo...


* Momentos de Sudden Inspiration (Inspiración Repentina) que no puedo no transcribir a este espacio tan mío, tan lleno de estos pedacitos de mí...

Ángelos
domingo, 20 de septiembre de 2009 |

Renegar del pasado...


Como escritor, de vez en cuando releo mis textos archivados o aún no maduros. Y aunque siempre aparecen historias nuevas que contar, yo mismo traigo a mi presente aquellas que alguna vez fueron parte de mis sueños, de mis "trabajos diarios".
Hoy, por ejemplo, traje una en particular a mi presente, que no está en papel, sino en las hojas de mi vida. ¿Por qué? Porque creo que puedo reescribirla, salvarla. Y que quizás el final que le dí no fue el adecuado.

Renegar del pasado es... por así decirlo, al reverendísimo gusto, pero si de repente a nuestro pasado se le ocurre renegar de uno... ¿qué se le va a hacer?. Uno no puede andar controlando y amansando a cada pedacito de pasado, ¿no es asi?.
En estos últimos días, distintas partes de él se han enroscado lenta y sigilosamente en mis tobillos. Yo seguía caminando, claro. Luego, otras partes comenzaron a arrojar montones de basura sobre mis hombros, como queriendo frenarme, intentando enterrar mis pies para que no avance y caiga por el peso de ello.

Pero yo no puedo hacer más que mirar al frente, porque de verdad no me sale otra cosa. No puedo no ver el camino que tengo por recorrer, la amplia gama de oportunidades que se abre en mi vida. Invertir tiempo valioso en situaciones o personas que ya quedaron atrás me parece sinceramente una pérdida de tiempo. Viejos "amigos", antiguos compañeros, amores pasados... ¿quien quiere preocuparse y renegar a causa del pasado si ni la mente, ni el alma ni el cuerpo se mantienen ahí?

Mi pasado tendrá mucho que renegar de mi, no querrá verme la cara, hasta podrá reirse... QUE-HA-GA-LO-QUE-LE-PLAZ-CA.
Yo lo invito a enredarse en mis talones y morderme, el veneno no le hace mella al veneno. Puede arrojarme kilos de bosta (abono) que yo me dedicaré sobre ellos a plantar las semillas de mis triunfos y las toneladas de sonrisas que día a día más ampliamente se abren ante mí y por mí...

Renegar del pasado es una pérdida de tiempo que no me voy a permitir, y si escribo esto ahora es porque quiero dejarme un testimonio escrito del momento en donde comencé este "curso de jardinería y venenoterapia".

Alguien me dijo hace poco: "Actúan así porque no pueden verte bien, porque no soportan que SEAS... y seas feliz SIENDO".
Y resulta que cada día absorbo más y más la realidad de esa frase.

SOY. No importa qué, ni cuando, ni cómo, ni dónde... SOY, y seguiré SIENDO aunque a mi pasado no le guste ni un poquito.


Ángelos
martes, 15 de septiembre de 2009 |

A vos...



A vos que estás acá

aunque estés a tantos kilómetros,
a vos que me abrazás cada noche
mientras abrazo la almohada,
a vos que sos mi aire y mi fuerza
cuando la vida me apura y me encierra,
a vos que me enseñaste a abrir el corazón
a sensaciones únicas y nuevas,
a vos que en tu oscuridad
me permitiste encender una vela,
a vos que alimentaste ese fuego
que ahora arde como hoguera,
a vos que aceleras mis latidos
y que aún detenido sos a quien mi corazón espera.

Pueden venir mil tormentas
vientos fuertes, mil derrumbes
explosiones, huracanes
odio, bronca, tempestades
que ESTO QUE SIENTO no se caerá
en ningún pozo de mierda
porque TU AMOR me da fuerzas
de luchar contra lo que sea.




A veces la vuelta de un viaje, no es decisión de uno... y esta vez parece no ser la excepción.


Ángelos