miércoles, 29 de abril de 2009 |

Dr. (des)Amor

Ayer fue un día de catarsis, interna, externa, transversal, horizontal, de arriba, de abajo... de donde quisiera verlo.
24 horas reloj con introspección y mi cerebro manejando mis pasos... porque quise, porque se lo merecía... pero algo más interrumpió el proceso (gracias a Dios).
3 de mis amigos conversaron conmigo, cada uno por su lado, sobre sus relaciones con sus novias (recientes ex, en algunos casos)... y me encontré diciendo palabras y poniendo el hombro, cuando no estoy seguro si soy el indicado para dar ciertos consejos... aunque parecen acoplarse a las situaciones que han estado ocurriendo.

¿Serán gajes del oficio? No lo sé... lo único que sé, es que ciertas mujeres ESTAN LOCAS DE ATAR...y no se merecen ni el perdón de su pareja; ni hablar si utilizan la lástima para aferrarse a la relación o simplemente dan por tierra ese amor que alguna vez existió haciendo uso de una lengua bífida y haciendo de una carta de perdón un boomerang con filo doble.

Hace 24 horas atrás revivía un alter-ego que creía haber dejado en el pasado: el Dr.(Des)Amor ...


"Transformar lo vivido en experiencia, superarlo y absorverlo... hacer de ello consejos que puedan servir para ayudar a aquellos que lo necesiten" -lo leí por ahí, pero lo tengo muy en claro.
Otra cosa que tengo extremadamente en claro es que cada vez que aparece una histérica más en el mundo que me rodea...más me alegro de mi soledad.

Hermanos, amigos míos... a ustedes tres les digo: estoy acá para lo que necesiten cuando lo necesiten... por haber revivido a mi alter ego (mi queridísimo, realista y ácido Dr. (des)Amor...), las consultas serán sin cargo... ¡bah! como ya lo venían siendo...

Ángelos
lunes, 27 de abril de 2009 |

Tranquilidad con nombre de mujer

Madrugada del Lunes. Ya hace casi 3 horas y media que doy vueltas en la cama, buscándole formas a la oscuridad, con un silbido en mis oídos causado por el profundo silencio. No se escuchan autos, ruidos, ni siquiera el viento -tan común de esta ciudad-.
La vena de mi sien palpita contra la almohada y puedo sentir uno a uno los bombeos del corazón, lentos, pausados, contínuos...
¿Porqué no tengo sueño?
Sigo dando vueltas, me destapo, voy al baño y me detengo en mi reflejo; miro mi mentón sin afeitar, y no recuerdo si lo dejé así para variar de la (demasiado) juvenil apariencia o si es pura dejadez.
Miles de cosas se me cruzan por la mente... menos el sueño. Mi reloj pulsera anuncia desde mi habitación que son las 4 en punto con su alarma.
2 horas para tener que levantarme... ¡M*#%&"!

Entre tantos pensamientos se me cruza la mirada de mi vieja; suspiro profunda y ruidosamente... (ella siempre aparece para salvarme hasta cuando no esta cerca)... Voy hasta la cocina y pongo la pava al fuego mientras recuerdo sus palabras.
Abro la alacena y la cajita color naranja me mira burlona desde el estante más alto. Tomo un saquito y lo coloco en la taza. Ya no voy a dormir, pero al menos el Lunes no va a pasarme por encima...

La pava no llega a silbar, el agua hace del papel y la hierba una infusión de tranquilidad. El té de Melisa ya está listo.

Ángelos
jueves, 23 de abril de 2009 |

Busco

Busco un abrazo que me haga
explotar en mil y un lágrimas
busco una máscara que en mi piel
aparenta estar hundida,
busco un yo al que mirar
busco un al que amar.

Quiero tanto y quiero nada,
y con mil y un bocanadas
el aire es humo, y luego aroma
me acaricia, me quema y se asoma
cuando el sol se esconde y la luna lo sigue,
y ruego a la noche estrellada
con nubes amenazándolas
que estas penas se me borren
se suiciden, o desistan
que cesen de dinamitarme
que mis sonrisas persistan
que afloren, que floten, resistan.

Y sigo buscando ese abrazo,
que me diluya por completo,
y que cada gota con sabor a mar
se aleje por mis mejillas
se escape por mi pecho, mis piernas,
recorra mis pies y se hunda en la tierra;
y si es un rio lo que vaya a formarse
que yo recuerde como nadar,
que recuerde mi niñez,
o mejor aún, el vientre.

Y sigo buscando ese abrazo
que explote mi ser molécula a molécula
que depure mis penas
y me exprima hasta agotarse.


22/04/2009

Ángelos
martes, 21 de abril de 2009 |

Lista de Cortes

Uno en la vida se encuentra con diferentes situaciones, algunas tristes, otras alegres, otras hilarantes y otras embarazosas. A mis 22 años puedo decir que he tenido bastante cantidad de todas las mencionadas y quizás esté olvidando alguna que otra categoría. Pero, combinando las dos últimas expresiones tengo mayoría, entonces hoy quiero enmarcar aquellos momentos en que sin querer (y debido a mi torpeza) terminé herido en distintas partes y niveles.

Pueden tildarme de estúpido después de esto... pero tranquilos, no podría enojarme. Llevo en mi mente una lista de los muchos cortes inusuales (y no tanto) que me he propinado por descuidado. Algunos, debo decir, con elementos que ni siquiera son filosos.

- Vidrios, maderas, metales, cuchillos, tenedores ... y una cuchara (haber trabajado en un Restaurante dejó en mis manos -y brazos- sus huellas).
- Hojas de papel, papeles de golosinas (recuerdo un corte en el interior del labio superior que no paraba de sangrar...)
- La cadena de la bici, el marco de una puerta, el imán del botiquín, el apoyo del teclado, un gancho de la cortina, broches de plástico, la paleta del lavarropas, el ojal de una zapatilla, el cierre de una campera (grupo denominado "doméstico")
- Un ganchito suelto entre los útiles, el aro de una carpeta, una mesa del instituto, el fierro de una silla, la puerta del ascensor, la cafetera automática, el teléfono semipúblico (los "académicos", por qué no).
- Mención especial para el único corte del tipo "quirúrgico": Pasé por el filo del bisturí cuando tenía 13 años (una simpática operación de apéndice que dejó en mi abdomen una marca que testifica lo mucho que me divirtió que la herida se abriese).

Y por último (aunque seguro olvidé algunos cuantos) los cinco más destacables, haciendo un ranking descendente del más inofensivo al más peligroso:

1) muñeca: con el borde de una estantería desmontable... "bromeando".
2) muslo: a causa de una caminata nocturna y una acacia muy pequeña... pero con espinas muy afiladas.
3) cuello: "JAMÁS le quites a una compañera que tiene las uñas largas el broche del pelo..."
4) cabeza: cuando niño, jugando a las escondidas donde no debía, entre bloques de ladrillo que tenían un color similar a la sangre que me bañó la cara, el cuello y el pecho.
5) ceja: solía dormir en una cama cucheta (literas, para los españoles) y desperté siendo el relleno de un arrollado de sábanas, dos segundos después de abrirme la ceja derecha. Medio milimetro más abajo y sería un encantador tuerto de 22 años ...podría haber perdido el ojo. Dicho sea de paso, ésta es la única de las 5 cicatrices que se vislumbra a simple vista.


Uno siempre se pregunta "como hubiese sido todo si...", y yo no puedo evitar preguntarme lo mismo, si hubiera aprendido en otro momento o de otra manera lo que debía y no debía hacer, si las cicatrices no estuvieran donde están, si no contaran cada una parte de mi historia, del paso de otros por mi cuento, por este Diario que día a día yo decido vivir.

Cicatrices las hay a montones; heridas, según la piel del individuo... (y cuando no cierran: ¡vaya problemón!).

Hay que seguir... siempre. Herido, cicatrizado, con callos, con dolores... caminar, vivir, sentir... hacer que la vida valga la pena vivirla (aunque haya que sangrar de vez en cuando, y pegarnos algún porrazo para lograr sobrellevarla).

Ángelos
miércoles, 15 de abril de 2009 |

Suicida vs. Ángelos


Hay ciertas situaciones que nos toman desprevenidos, de los tobillos y nos arrastran en picada, rodando por una ladera que habíamos escalado... en esos días en los que todo nos cae como patada al hígado, es preciso tener a alguien que nos ayude a contraatacar a nuestro
"perfecto suicida interior".

"En los días grises, las peores opiniones de aquellos a quienes no les caemos bien suelen no lograr compararse con lo que opinamos de nosotros mismos"
-31/12/07-
palabras de un tal Juan Nosecuanto,
en uno de sus días no tan buenos...

---

13/04/09: La charla ya estaba avanzada cuando...
(...)

-
Tengo ganas de irme a una p*** isla desierta-
-
Te encontraria igual... te aviso.
-
...y morirme ya... YA...PORQUE NO ME BANCO NI YO-
-
Y yo aprendería a reanimar personas solo para resucitarte y matarte con mis propias manos.
(...)

-
Ni un paquete entero de cigarrillos me va a sacar el agujero y el vacio que siento
-
AGUJEREATE CUANTO QUIERAS... SE CURAR CUALQUIER HERIDA... tengo paciencia (que es lo principal para hacerlo)
(...)

-
No te ahogues en un vaso de agua...el mundo esta ahi... al alcance de tu mano esperando que lo aproveches y destruyas cualquier rastro de distancia que exista entre vos y cualquier otra persona.
(...)

Una charla que empezó y terminó mucho antes y bastante después de este pequeño fragmento...

Puede haber cualquier contratiempo (sea barro en el suelo, palos en la rueda o francotiradores rodeando el edificio apuntando con las miras... a punto de disparar) pero los Ángelos tenemos alas fuertes y el pecho blindado... ah, y sobre todo... somos muy muy insistentes.


Dicen por ahí:
"Persevera y triunfarás..."

Ángelos
domingo, 12 de abril de 2009 |

Fibras Musicales [1]

El corazón de un Ángelos se mueve mucho, no solo latiendo, sino escuchando el latir de otros corazones.
Lejos de lo que muchos creen (y creyeron) no me gusta que piensen que intento darle un aire místico a este alter ego. Sí, suelo decir que tengo una empatía especial con la gente (y puedo asegurarles que en ciertos momentos, ese tipo de hipersensibilidad no es tan mágica ni feliz). Como todos, tuve que aprender a lidiar con ella, porque la manera en que mis padres me criaron me hizo ser una persona sensible a lo que le ocurría al resto.
Pero un día, un buen día, descubrí que a veces con una simple canción podía apagar ese sentimiento ajeno que me llenaba, o transformarlo para mi bien y el del resto.

Últimamente he estado recibiendo algunas canciones de personas que quiero muchísimo, así que comenzaré a poner música y letra (o videos) en estos posteos que he decidido llamar "Fibras Musicales"; porque hay canciones que nos llegan hasta lo más profundo de corazón, nos hacen recordar, nos hacen sentir a esa persona más cerca... casi como si fuera uno mismo.

Bienvenidos a este miniespacio que creo, será de su agrado. Espero disfruten esta canción tanto como yo.


After Forever - Strong

I see your pain I see it grow
slowly inside you
You cannot control it
The hurting´s ruthless, you cannot win

I see every smile you fake
Strong emotion, strong devotion to ignore the pain
To stand strong

Day after day, to be there for us, always
To pretend there´s nothing wrong
How you feel or how it feels
No words describe it
Your body feels like a stranger
We cannot stop it, we cannot win

I see every smile you fake
Strong emotion, strong devotion to ignore the pain
To stand strong

I see every smile you fake
Strong emotion, strong devotion to ignore the pain
to stand strong

Every painful day, I´ll be there for you, always
And together we will stand strong

El Galle (alias Mauro) me regaló esta canción, la cual me hizo recordar que a veces escondo mis emociones en cuanto veo que alguien está mal (creo que es parte de mi naturaleza, podría decirse).
Pero la misma canción dice, en su última estrofa:
"Cada día doloroso, estaré ahí para vos, siempre
y juntos nos mantendremos fuertes"


(GRACIAS GALLE, POR REGALARME MUCHAS SONRISAS Y ALGUNA QUE OTRA LÁGRIMA. Para vos, abrazos a la distancia, pero cercanos.)

No hay más que decir... un abrazo a todos (de esos que nos mantienen de pie cuando las piernas flaquean).

Ángelos
jueves, 9 de abril de 2009 |

Palabras atascadas...

Palabras atascadas en mi garganta
palabras difíciles y francas
palabras con corbata de verdades
palabras que no salen pero atacan
palabras en francés y en italiano
palabras en inglés y en castellano
palabras tan sensibles, como llanto
palabras tan joviales, como canto
palabras insoportables, como distancia
palabras necesarias, como gracias
palabras que se cuelan en mi mente
palabras que se leen en la frente
palabras murmuradas
palabras gritadas
palabras oídas
palabras pensadas
palabras ya sabidas
palabras ignoradas
palabras tan lejanas, como perfecto
palabras tan ponzoñosas, como defecto
palabras tan cálidas, como caricia
palabras tan oscuras, como malicia
palabras tan impunes, como justicia
palabras tan egoístas, como avaricia
palabras escritas
palabras tachadas
palabras prohibidas
palabras remarcadas
palabras que decimos
palabras que nos dicen
palabras con muchas ganas, como abrazar
palabras tan universales, como amar
palabras escalables, como cima
palabras aniñadas, como rima
palabras que hay que decir algún día
palabras que salir de una boca deberían
palabras que se aferran a los dientes
palabras que muerden impacientes
palabras que no salen aunque quieren
palabras sorpresivas, quizás hieren
palabras atascadas en mi garganta
palabras que otras anteriores espantan.

Ángelos

martes, 7 de abril de 2009 |

Y le dije No al diván


Tengo un diván forrado el cuerina rojo sangre,

tengo sillas comodas, un puff negro de cuero
tengo locuras acumuladas en mi haber
tengo palabras en la boca

tengo el oído algo afinado

y una necesidad absoluta...

...de no permanecer recostado.

-------------------------------
Terminando de acomodar las cajas que se encontraban en mi dormitorio desde el día de la mudanza (hace exactamente 3 meses atrás), me encontré con un sobre grande de papel madera. En su interior había estudios médicos a mi nombre. Reconocí al cardiólogo que alguna vez me atendió con respecto a mis frecuentes dolores en esa zona. Pero el detalle a destacar apareció un par de estudios más adelante, donde unas cuantas hojas estaban abrochadas con un ganchito rojo. Creo que eso fue lo que llamó mi atención.

Al final de la primer hoja estaba el diagnóstico de un médico (no recuerdo bien la especialización) que decía
"el jóven susodicho -o sea yo- necesita tratamiento psicológico y POSIBLE TRATAMIENTO CON MEDICAMENTOS..."

(¿...?)

Estem... vale decir que no recuerdo haberme hecho ese exámen (pérdida de datos justificada, historia larga que ya contaré), de hecho, en mi agenda figura un cartel de "preguntarle a mamá sobre los estudios" ya que deduje que ella me había acompañado.

Sé que se lo preguntan...
"¿estás loco?". La respuesta, lamento desilusionarlos es: no creo. Y aunque no tengo ningún título que me certifique este posteo, les puedo asegurar que gozo de una salud mental y física bastante buena, no tengo tendencias ni suicidas ni psicópatas... y con todo ello creo haber descubierto sin querer el orígen de mi aversión a los acólitos de Freud.

Otro acercamiento que tuve a las filas del psicoanálisis fue en el momento de decidir mi futuro académico. Computación, Abogacía y ahora Profesorado de Inglés... una carretera con baches, pero sin citas semanales de por medio (ni tarifas
nobaratas incluidas).

-------------------------------

Tengo el diván y hasta tengo un almohadón,
tengo las palabras en la punta de la lengua,
tengo lentes, saco y corbata,
tengo vasos de agua y pañuelos descartables,
tengo una agenda y varias lapiceras,
tengo visitas diarias y esporádicas...
Tengo necesidad de no cobrar un centavo
por hacer que la gente vea algo
que no fluye con pastillas
ni aflora hablando de su infancia
tengo ganas de buscarme a mi mismo
hace unos años, en ese consultorio del ganchito rojo
y decirme, con mi sonrisa a medio labio:
"seguí así, vas bien...
y si te caes, levantate,
abrazá a tus viejos, cuidá a tus amigos
escuchá a tus abuelos, comé las verduras
seguí odiando el cigarrillo,
enamorá y dejate enamorar...
y digan lo que te digan decile NO al diván,
poné sobre la confianza demostrada
tus dudas, tus problemas, tus traumas,
tus inseguridades, tu todo, no dejes nada
desnudate frente a aquellos que la merezcan,
limpiá bien tu mirada,
nunca pierdas la sonrisa...
porque nunca sabrás de que alma entristecida
ella será la morada".


p.d: pido disculpas si me extendí mucho; a veces la locura llega y como jamás fui a terapia...no he aprendido a contenerla. Espero esten bien. Gracias por seguir visitando mi rinconcito de delirios.

Ángelos.
sábado, 4 de abril de 2009 |

Charla + Café + Chocolate

Un café batido
un amigo herido
un tiempo horrible
un oído oído
un chocolate devorado
un corazón partío
una luz que mengua
unos dedos que acarician
sin siquiera haberse movido
un abrazo que se siente
aunque separen 1000 centímetros.

Estar, permanecer...
saber resistir, resignarse
afrontar la verdad
deshacerse de la mentira
desvelarse por un alma
que ha iluminado el camino
cuando la luz me faltaba
y yo lo llamo: amigo.

---

"X", integrante del Triunvirato... y una charla que sacó a relucir una personalidad que ambos teníamos medio guardada en el armario. ¿Hombres fuertes? ¿El hombro para otras personas? Sí, puede ser. Aunque no niego que me sentí (y me siento) extraño después de hablar con él.

Mi gente sabe que cuenta conmigo al 200%, y quizás antes me haya quemado al dar todo de mí y más, ¿pero quién soy yo para negarle al mundo palabras buenas... cuando hay tanta falsedad, caretas, desalientos y otros tantos etcéteras posesionando personas y lenguas por doquier?


Hagamos el bien, oigamos a la gente, ayudemos a quien lo necesita,
hagamos de la lumbre la costumbre
...y ganémonos día a día una caricia en el alma.


Ángelos