viernes, 27 de febrero de 2009 |

Bajarse del Caballo
















Papá siempre me lo dijo, desde chico.
Yo, en mi ignorancia (y mi testarudez) creía fervientemente que no me quería ver bien, que me hacía la contra, que me quería complicar... eso, queridos amigos míos es, como ya dije, SER IGNORANTE.

Por ser chico, por no haber vivido lo suficiente, por querer aparentar que nos las sabemos todas, de repente viene alguien y nos hace bajar a tierra firme de un golpe. Alguien con más fuerza, con más fundamentos, con mas vivacidad; quizás alguien a quien ya un tercero bajó de algún animal con porte, o algún pedestal.

Bajarse del caballo, agachar la cabeza, aceptar con humildad que las cosas no son como uno cree, equivocarse y quedarse callado, o simplemente recordar que no necesitamos adulación por cada mínimo logro.

Y sobre eso, esta noche hice una promesa (que a la vez fue un pedido implorante):

- Quiero que ates una soga invisible a nuestros talones, y si alguna vez me ves elevarme así sea a cinco centímetros, tires de ella para que pueda volver a pisar el suelo- dije.
- Está bien- su risa denotó la gracia que le causó mi comentario -.
- ¿Me lo prometes?- repregunté.
- Si, te lo prometo...-

Tener de esas personas tan importantes en la vida como el aire que respiramos, en esos momentos cuando los halagos y cumplidos de otros nos inflan y elevan cual globo de helio. Pedirles que sean nuestros escuderos (y nuestro escudo) cuando somos una amenaza para nosotros mismos.
------------------------------

Papá siempre me lo dijo, desde chico:
- Bajate del caballo, antes de que el caballo te baje a vos, caminar por la tierra es más seguro (descalzo quizás)... así podrás sentir con los pies las variaciones del camino-.


Que razón tenía, que razón tiene, que razón va a tener... por eso es que lo quiero, porque el sigue andando con los pies descalzos por el camino, llevando al caballo suelto, trotando a su lado... domesticado ya.

Ángelos
miércoles, 25 de febrero de 2009 |

Metamorfósis Onírica

No recuerdo cuando fue que me apropié de los almohadones que descansan sobre mi cama todos los días, la verdad. Aunque si sé que cuando compré una almohada nueva no pude deshacerme de la antigua... Había tantas lágrimas, tantos susurros escondidos en ella ...que sinceramente decidí conservarla.
Hace ya algún tiempo, con la súbita llegada de nuevas personas a mi vida (y el retorno de otras)...comencé a despertarme abrazando a un almohadón en especial.

Y me entrego cada noche a los brazos de Morfeo abrazándolo... tan pero tan fuerte que podría jurar que le nacen brazos, piernas, aparece el cuello, la cabeza, el cabello... Al instante siguiente deslizo mi mano, dos segundos después de que aparezcan sus dulces curvas, sintiendo cada centímetro de la tersa piel de su espalda, para finalmente acariciar suavemente con mis dedos unas redondas y perfectas nalgas.
Sin sorprenderme descubro que ese cuerpo tiene un rostro, una sonrisa ...un par de ojos que me miran en silencio, "Te estuve esperando"- recriminan.
Mi mano derecha juega con su pelo, mis dedos rozan sus cejas perfectas, su rostro se sonroja, sus orejas responden a mi tacto, sus labios son un regalo de los ángeles.

Jamás podría explicar la paz que siento durmiendo al lado de su cuerpo casi desnudo, con las sábanas blancas cubriendo aquello que la luz consideraría impropio...

Luz, luz y un pájaro cantando cerca de la ventana; se disuelve de a poco mi mitad de carne y hueso ...todo vuelve hacia el interior de algodón y tela esquivando mi existir diurno. Pero yo no discuto, me conformo... sólo necesito volver a soñar para tener ese cuerpo, durmiendo a mi lado, mirando en silencio, con esa sonrisa que se escapa y me muero, cada vez que se me ocurre jugar con su pelo.

Y que venga a decirme Freud lo que puedo y no hacer con mis sueños,
con mis fantasías, con lo que mi inconsciente promociona ante mis retinas
...a oscuras.



Sólo se que algún día despertaré en silencio,
prepararé un desayuno para dos,
volveré a la habitación de cortinas y sábanas blancas,
y ahí estará esa mitad que tanto quiero.
Durmiendo como ángel, abrazando a Morfeo...
y romperé ese abrazo con un suave beso,
acariciaré su espalda, su rostro, su pelo.
Su sonrisa me pedirá otro beso...
Sus ojos dormidos mirarán en silencio...
Y me dirá al oído dándome un abrazo:
"está ocurriendo, acá estoy ...es cierto".




Ángelos
domingo, 22 de febrero de 2009 |

¿Traición a la Pluma?


Cada vez que recuerdo lo mucho que me costó escribir la versión final de La Esfera de las Cenizas se me planta una sonrisa en el rostro. Si bien no la publiqué (al menos no de manera profesional) soy consciente de que haberla terminado ya es parte de una tarea que no voy a olvidar en mi vida.

Mi imaginación había volado durante tanto tiempo, desde el año 2001 que esa historia fue tomando forma... abriendose paso entre mi cabeza...
En el 2003 comenzó siendo simples palabras inventadas, mezcladas con situaciones que ocurrían en ese momento en mi vida. Luego descubrí que podía cambiar los personajes...la historia... que no tenía porque poner mi nombre, ni mis días... sino dejar que mis dedos la contaran por mí.

Así, luego de 3 años de haber escrito una primera y rudimentaria versión; de postergarla -no recuerdo bien porqué-, en Julio de 2006 comencé esa tarea titánica. Para ese entonces trabajaba en un restaurant Lunes, Miércoles y Viernes. Recuerdo que mi hora de entrada era a las 8 de la mañana en punto. Por alguna extraña razón siempre conseguía las mejores líneas de la novela de noche, entre las 3 y las 5 de la madrugada; solía ir con dos horas de sueño a trabajar... a veces simplemente pasaba de largo.

Y así pasé todo un invierno (y la mitad de una primavera) durmiendo pésimo, sentado en el suelo, escuchando música para ambientarme, llenándome los dedos de tinta, recreando mis retinas con esa letra tan desordenada que me es propia, al momento que las imágenes y situaciones por las que hacía pasar a mis amados personajes corrían como una película... hipnotizándome, dejándome ganas de más... enseñándome el rastro de migas. Era como sentirme poseído por ellos, como si me susurraran lo que pasó en mis oídos...y yo sólo los dejaba hacer, siendo un espectador más.

El 2 de Noviembre de 2006, a las 5:02 am (no podría olvidarlo jamás) la novela vio en su última página el punto final. Recuerdo cómo al ritmo de la misma música que me acompañó durante todo el camino, esa música sin voces pero llena de emociones...lloré, lloré de alegría al sentir que el proyecto estaba terminado, que cada segundo sentado en el suelo, con las piernas dormidas, la cara pálida, cansado... había válido, había sido utilizado para un propósito bueno, para un escalón... para demostrar que se puede, que PODÍA HACERLO.
Esa madrugada me dije a mi mismo: "Sólo te falta tener un hijo... y donar un órgano", y hasta me dí el lujo de recordar aquel árbol que había plantado con mis escasos 11 años, vestido con el (no tan) pulcro guardapolvo de mi querida escuela primaria...

Y hoy, dos años y medio después me encuentro en una encrucijada bastante difícil. Necesito consejo más que nunca, más allá de lo que cualquiera piense sobre mi, sobre la vida, sobre el mundo...

¿Estaría bien dejar de lado el bolígrafo para comenzar a escribir simplemente presionando frías teclas de un teclado?
Les juro que no es broma, no quiero perder ésta pasión que tengo... y me siento trabado entre la tecnología y la tinta...

Ilumínenme amigos míos... más que nunca necesito de vuestro apoyo...

¿Sería traición? ¿Sería justo hacerle esto a mi querida Esfera?

Espero no haber sido muy complicado... espero tener pronto vuestras opiniones... espero no decepcionarlos con este planteo tan...

--------------------------------------
Realmente necesito definir esta batalla interna, para no dejar de lado esta pasión que me mueve.

Hoy más que nunca he dejado entrever una de las tantas facetas que nos hace humanos: LA DUDA.

Desde ya... mil y un esferas de gracias...
Ángelos
jueves, 19 de febrero de 2009 |

TOP SECRET

Todos tenemos algo que creemos que debemos ocultar. Es difícil, pero mejora... - Clark Kent, Smallville.

---------------------------

Hace unos días atrás vi El Gran Pez, película que no solo me gustó, sino que pienso recomendar a quién quiera verla por primera vez -puedo garantizar que no va a ser la última- o de nuevo. En este peliculón de categoría 9 en mí escala había una frase que decía:

"Hablar de cosas que nunca hago,
hacer cosas de las que nunca hablo..."

Esa doble vida que vivimos entre lo que decimos y los secretos (propios y ajenos) que decidimos no quitar de los labios para afuera, es la peor enemiga de nuestra tranquilidad. Aún para esos labios que resultan ser un refugio antibombas bastante bueno, salvo claro está, cuando la culpa -al mejor estilo Lara Croft- se cuela quitando los candados que sellan y resguardan nuestros secretos.
Pero ahora planteo ¿es por el bien de otros...o por el propio que nos callamos?¿Jamás difundimos alguno porque nos parece inocente y minúsculo?¿No se lo contamos a nuestro más privado confesor?

Recuerdo el año 2006 por muchas de las personas que confiaron en mí y me contaron sus secretos, la mayoría suaves, otros pocos algo más picantes, y uno que aún me dolió cuando escribí la última vez. Ellos hicieron que me vea al espejo todas las mañanas buscando en mi frente un cartel de "confesor de turno" (que dicho sea de paso no encontré).
Recuerdo el año 2006 como el año en que a principios de Diciembre tuve un ataque de nervios con apenas 20 años.

Los secretos son como el ácido, corrosivos. Hay que tener todo un traje especial para manipularlos -¡y que no se nos olviden las pinzas!-, un solo secreto puede hundir a un hombre.

Pero mejor no les digo como. Quien me lo contó suele pasearse por estos lugares, y a fin de cuentas ...es secreto.

Ángelos
miércoles, 18 de febrero de 2009 |

Imposible de planear


Hace uno o dos meses atrás me planteé el hecho de escribir más que nunca en el blog, no darle paso a segundos gastados de gusto en internet, hacer algo productivo con mis diarias incursiones a la red...Y hasta llegué a ser tan iluso (para obviar otros sinónimos algo más fuertes) de creer que planeaba que posteo iba a poner hoy, mañana, la semana próxima ...pero descubrí que es imposible, que el rumbo va donde el viento lo lleva si se le da la gana.

Hoy leí sobre comienzos y sobre finales... hoy alguien descubrió que podía llegar a ser padre, alguien me llegó al alma contandome sin contarme un desgarrador final de un jóven ser querido. Y un tercero me contó sobre un final inducido, un final antes de que haya siquiera un comienzo... y lo peor de todo es que no es la primera vez que lo escucho.

Hay un texto de Victor Sueiro (q.e.p.d) en su libro Milagros más que nunca al que hace rato quiero tener acceso...habla sobre el aborto, sobre una historia que gira alrededor de la decisión de una madre que tuvo que tomar: su vida o la de su hijo. Ya daré con él e intentaré postearlo.

Planear la vida de uno... la de alguien más... planear... y lo que no terminamos de entender (¡somos tan tercos!) es que por más que decidamos que se va a hacer mañana, la vida puede decir HASTA ACÁ LLEGUÉ YO (y vos conmigo)...y no hay nada que hacerle.

Vivir el día a día...o como dicen por ahí en latín: Carpe Diem.

--------------------------
Gastón: espero mis palabras hayan sido adecuadas, espero te sirva mi aporte y no esperemos más, que para esperas...
Cecilia: reitero lo que dije... vivamos...porque ellos así lo quieren, desde allá arriba.
D: estoy con vos como te prometí y (ya te lo dije hace mucho)...como un igual.
--------------------------


Carpe Diem ...y que sea por las risas (que iluminan al mundo).


Ángelos.
domingo, 15 de febrero de 2009 |

Señor, estas cosas no son mías

Me encontraba en la cola del supermercado donde suelo ir a hacer las compras, y como últimamente suele pasarme, descubro que me olvidé la billetera en la mochila, la cual piden (por cuestiones de seguridad y para evitar robos) que guardes en unos casilleros con llave.


A mi regreso, había un señor esperando en la caja, colocando todas sus cosas al lado de las mías que, confieso, eran solo tres productos. Le pagué a la chica de la caja, hubo un lío de dinero que todavía no entiendo, pero al final, cuando estaba por irme, vi cosas en mi bolsa que no eran mías.
Como a veces pasan esos descuidos, miré al señor que estaba poniendo ya casi toda la compra en la cinta transportadora y me disculpé:
-Señor, estas cosas no son mías.
El tipo, gracias al cielo, se rió divertido y separó sus productos de los míos cuando quité todo de la bolsa.
Y en el momento que terminé de re-colocar mis cosas adentro de ella, caí en la realidad. Siguieron apareciendo cosas ajenas, como si tuviera un imán, las cual me dispuse a alejar y apilar sobre el enorme montón que estaba frente el hombre, el cual tendría unos 50 y largos años.
- Eso no suelen hacerlo muchos pibes hoy...- me dijo con una voz más gruesa de lo que me imaginaba.
- Lo sé, y no es que quiera dármelas de buen samaritano, sólo intento hacer las cosas de la manera en que mis viejos me enseñaron... claro, de ahí a que me salgan...- tomando mis cosas me alejé, y volví a la realidad real donde estaba acostado en una cama, con mucho calor y una sed terrible.
--------------
Creo que ya he plasmado antes otros sueños, vívidos como este, y siempre tengo la idea de que es muy práctico guardarlos, porque tienen su significado, porque esconden cosas que al releerlos uno descubre, al igual que cuando uno ve una película más de una vez.


"Sólo intento hacer las cosas de la manera en que mis viejos me enseñaron...claro, de ahí a que me salgan..."

Ángelos
sábado, 14 de febrero de 2009 |

Desdoblado un Viernes 13

Y sentís que algo se dobla,
estás entre un SI y un NO
decidir está en tus pies,
corre por tus venas...
lo sentís en tu sangre
dar media vuelta y alejarte
o con la frente en alto seguir adelante...

---------------------------------------------------

Es obvio que quien dijo "Uno propone pero Dios dispone" tenía bien en claro a que se refería...
Ayer tuve, luego de cuatro meses de aquel Septiembre final, el primer encuentro con Ella, y recordé a alguien diciendome:
- Si el destino no quiere que se crucen, no va a pasar...- pero quizo, y debería agradecérselo.

Desde hace días que tenía asuntos importantes en la cabeza, cosas de las que debía hablar y otras de las cuales aprender (para variar) y yendo hacia mi destino, decidí tomar un atajo para hacer escala cinco minutos en la casa de un amigo y preguntarle como iban sus cosas.
Cual iba a ser mi sorpresa que a menos de diez metros caí en cuenta de que quienes estaban afuera eran mi amigo y sus amigos (entre los cuales se encontraba Ella).

¿Como explicarlo sin que lo malentiendan? Algo en mí se dobló y al instante quedé con mis piernas queriendo detener la bicicleta y mi torso en dirección hacia el grupo reunido.


¿PORQUE? En otras épocas, lo primero que hubiera hecho es dar la vuelta y hacer como que nada pasó... pero ahora (y debo confesar que me sorprendí a mi mismo) decidí detenerme al lado de ellos y saludarlos con un Hola general, y un Hola ¿Cómo estas? individual hacia Ella.

Ahora me siento liberado, después de haberme desdoblado este Viernes 13... esta fecha en la que el Ángelos de antes fue atropellado en medio de la calle por quien ahora escribe.


Uno propone,
Dios dispone...
...pero al libre albedrío nadie lo puede tocar.


Ángelos
viernes, 13 de febrero de 2009 |

La Superestrella (del ego)

Tengo anexado a mis veranos, desde la niñez un lugar de ensueño, donde puedo alejarme del mundo y dedicarme a mirar las estrellas en una oscuridad casi completa. Escuchar el viento acariciando el agua, los grillos orquestando melodías, mientras el aire llega a mis pulmones tan puro que me eleva cada vez que lo inspiro.
-------------------------------------

Una de esas noches apareció cierto ente, persona o como sea que pueda catalogarse a alguien que solo habla de si mismo, de su vida, de lo mucho que es, de lo que tiene, de lo poca cosa que el resto del mundo es para él -salvo los que estamos escuchándolo en el momento; no habían pasado ni 2 horas de que nos conocía y ya eramos sus mejores amigos, sus hermanos, sus vaya.a.saber.uno.que-.

La vida me puso una prueba de fuego. En el momento en que yo buscaba más que paz, ahí, en ese santuario... se burla de mí profanando la belleza y el silencio con la presencia de ese Kent versión cantante que aleja a los mundanos y negritos, a los campechanos y pueblerinos, a esos que -según sus propias palabras- no estamos a su altura.
Neuronas de plástico duras como cemento, un apretón de manos de esos que indican "¡por Dios! ¡estoy tocando a un negrito!", falsedad de la que se nota a una legua de distancia...

Una estrella que no brilla en el firmamento real, pero está a punto de lanzarse... y espero y deseo que lo haga. Gracias al cielo tengo principios de esos sin fecha de caducidad que mis padres me inculcaron. Y no lo juzgo por su evidente orientación sexual, sino por ser una estatua de yeso mitad frío mitad hueco que se autoproclama estereotipo a seguir, hasta con la manera en que se mueve...

En algunas ocasiones mi cabeza bloquea las pavadas y las transforma en "bla bla bla"...aunque eso no ocurrió en la última -espero- charla con él.

-¿Te puedo dar un consejo?- dije yo.
- No tomo consejos- su boca se frunció como si estuviera frente a un ser viscoso y maloliente.
- Bueno, tomalo como palabras de un campechano. Un pibe que vivió toda su vida en el campo y sólo pasó 4 años en la ciudad...-
- Decímelo...que se yo...- revoleó los ojos sin siquiera ocultar su evidente mal humor.
- Mirá, creo que como decis vos, "tenés mucho", pero te falta mucho... en tu carrera profesional- esa acidez salió como sin permiso, y me apresuré a remediarla. ¿Porqué? No lo sé con exactitud.
(...) y la charla terminó tan pronto como había comenzado:
- Estoy tranquilo por como soy, viví y vivo en una esfera completamente distinta al resto del mundo... o sea... yo se lo que hago...-
- Tomate las cosas con calma- finalicé yo...
Luego vino un apretón de manos que dejó mucho que desear... y todavía me queda la duda de si esa era su mano real o algun tipo de prótesis gelatinosa sin nervios que respondan al formal contacto de mis dedos.
Dando media vuelta pensé "¿Quién me mandó a mí...?"

Me hubiera gustado aconsejarlo y decirle "no seas tan superficial", pero sería cambiar esa manera de ser tan única que tiene... La misma que confío saque a relucir durante el punto más alto de la ascención hacia su fama. Confío ciegamente en la Justicia Divina... esa que aunque tarde, siempre llega. Y cuando lo haga desde la propia lengua del bienamado Kent, valdrá el doble.

Un amigo me dijo que con ese tipo de personas lo único que puede hacerse es... dejarlos ser...porque jamás escuchan consejos...porque "no le importa lo que tengas para decirle"...

Bueno, prometí tomarmelo con calma. Difícil, si, pero no imposible.
En todo caso puedo pedirle a esas estrellas fugaces que tanto me gusta ver en mi paraíso del sielncio... o esperar a que otra "estrella" no tan brillante caiga, y ahí pedir mi deseo, cruzando los brazos detrás de mi cabeza, tirado sobre el césped... como los de pueblo solemos hacer.

Ángelos
miércoles, 11 de febrero de 2009 |

Gritar

Sentir que el aire de nuestros pulmones no alcanza,
querer romper todo alrededor, no dejar nada
intentarlo, pero descubrir que algo nos aprisiona el cuello
descargarse pegándole a lo que se nos cruce,
...enojarnos con el mundo.



Sentir que el aire nuestros pulmones no alcanza...
¿Donde está la almohada?

Tengo un grito que extirpar,
un grito que no puede seguir envenenándome el alma...



Ángelos
lunes, 9 de febrero de 2009 |

LA charla

Finalmente las nubes habían elegido reunirse en el cielo, los truenos retumbaban por todas partes... y las lágrimas tan esperadas (de esas que en el verano refrescan multitudes, penas y alegrías) comenzaron a caer.

El viento traía hacia mí algunas gotas, mientras que sentado en penumbras, respiraba ese olorcito a tierra mojada que tanto me gustaba cuando era chico (y tanto me sigue gustando).
Mi mamá se acercó despacio, como siguiendo el rastro de mis dudas, de ese silencio tan poco común en mí, y tomó asiento en un sillón colocado a un metro del mío.
No habían pasado ni cinco minutos que de mi boca salió mi preocupación como disparada, proveniente de los comentarios que había recibido sobre el posteo de regreso al blog, titulado "Para decir adios" y su sucesor.

- ¿Pero vos que sentis?
- Yo siento que ya no la amo...-
- ¿Y que dijeron los que te comentaron?-
- Es un mitad y mitad Ma...como me dijo Gise: "lamento informarte que tenés un empate técnico"-
- Ahora contestame: ¿quién te dice lo que VOS sentis?-
- Yo... -
- Muy bien... ¿entonces?
- ... -

Esos son los momentos en los que uno agradece tener una oreja experimentada a mano...(u oído)...

(y mientras aprovechaba para que mi silencio me llenara de paz y despejara mi preocupación, mi bienamada "vieja" continuó)

- Si esperás que todos y cada uno opinen como vos vas a salir perdiendo hijo; al fin y al cabo son solo comentarios. TODOS podemos comentar sobre la vida de otros, podemos estar de acuerdo o no con ella, pero nadie dice que tenés que seguir sus líneas de pensamiento. Si vos me decís que ya no sentís eso... yo te creo... yo te parí...-

Reconfortante es saber que una mujer así (junto a mi "viejo") decidió tenerme, cuidarme, criarme, darme todo de sí... y más.


Dos segundos después la lluvia comenzó a caer con más fuerza, torrencialmente, a escasos metros de donde estabamos resguardados por un techo... y algo más.

Ángelos
sábado, 7 de febrero de 2009 |

Scorpius Pasionae


" La pasión mata a la razón...
no digas nada, vamos a la cama...
destruyamos una a una nuestras neuronas..."

Sudden Inspiration, 26/01/09

-------------------------------
Esa noche está calada en mi memoria como con un gotero; pequeñas, ininterrumpidas y efectivas dosis de veneno que no terminarán nunca de salir de mi cabeza por mucho mas que lo intente.
Fue más que simplemente sexo, fue hacer el amor, fue reinventar el significado de la palabra pasión, fue conexión, desenfreno; besos interminables y segundos rounds muchas veces repetidos. La ropa cansada de ser colocada y arrancada. Un adiós de madrugada convertido en una partida pospuesta... 4 horas y algo más.


Recuerdo mis labios recorriendo tu cuerpo, recuerdo tus manos acariciando mi piel, como si hubiera ocurrido ayer, y yo pidiendole a los cielos que se repita, que me toques de nuevo, que ocurra hoy mismo. Dejar que todo el sudor de nuestros cuerpos se transforme en el elixir capaz de detener el tiempo, el veneno de dos escorpiones que juegan ese juego de coquetearse, atraparse, realzar el color de los labios con besos, hincando los dientes en ellos, ejercer fuerza con sus pinzas sobre el cuello, sabiendo que no hay límites, que nada puede quebrarse... que no hay amantes iguales.

Esa noche la olvidaré el día en que me muera, desgraciadamente, porque el día de hoy no pienso hacerlo. Hoy le rindo tributo al temblor que mis piernas sintieron, dos segundos antes de perderme en tu interior, y a esa mirada de inocencia perversa que hechizaba mis ojos, dos segundos antes de recorrer los abismos que se pierden más allá de cualquier ombligo.
No se si esa noche pueda repetirse, pero si tengo la oportunidad -quiero que lo sepas-, voy a hacer lo posible por igualarla, emularla, superarla... Y me hundiré de nuevo en tus brazos, para volver a escuchar esas dos únicas palabras salir de nuestras bocas..."me encantás"...mientras el sol corre a la luna y mis sábanas alborotadas pueden, al fin, descansar.

Ángelos
jueves, 5 de febrero de 2009 |

Palabras sobre un puente...


"el camino de lágrimas llegó a su final

ya no habia vuelta atrás,
el corazón, helado, tiritaba
el mismo que alguna vez...
...galopante palpitaba"




Cuando algo se termina, la incertidumbre nos acecha, de tal manera, que nuestra alma hace malabares sobre la última cuerda de un puente, ladeado, desvencijado, con los tablones cayendo al precipicio...

Ahora es el turno de preguntar: ¿Te dejarías caer?
-------------------------------

1.

Quiero lastimarme los oídos
con esas canciones
que alguna vez fueron nuestras.
Quiero secarme los ojos
de llorar todo aquello
que no lloré en tu presencia.

Quiero esta noche
contarle mi dolor a las estrellas,
porque mi semblante parece tranquilo
pero destrás de la máscara
todo es una hoguera
que quema, consume, desgarra, envenena.

Quiero contarle al mundo
como yo mismo me alejé de Ella.
Cómo el sueño de oro se transformó
poco a poco en no más que arena.

Y si esto me sirve, me calma, me deja,
dormir esta noche en paz y sin pausa...
Descansará mi alma, apoyada en mi almohada,
donde alguna vez sus suaves cabellos apoyara Ella.


Mis palabras ahora de a poco alejan,
a este sentimiento sin nombre
que dentro me quema,
y llegará el día en que la recuerde a Ella,
como la que rompió la burbuja,
que ahora me encierra.
2.

Hay miedos que prefiero,
contarle a la almohada,
suave y sin pausa,
mientras me duermo.

Hay caricias que imagino,
dedos que recorren mi pelo,
y dibujan figuras
sin forma, sin peros,
sin pedir nada a cambio,
y se me escapa un te quiero,

Quizá en otra vida, quizá en otro tiempo.
Quizá el futuro... me lleve a tu lecho.

Y así incorpóreo,
te miraré en silencio.
Jugaré con tu pelo,
sedoso e inquieto,
moviendo mis dedos,
dibujando figuras
sin formas, sin peros.
Susurrando en tu oído
un suave te quiero...

Y abriendo los ojos
me encuentro en mi lecho.
La almohada caída, la sábana lejos,
el calor asfixiante...
y yo solo, en mi pecho.
-------------------------------

Puedo pecar de repetitivo... pero el tema de caminar, durante estos 365 días de nuestro presente 2009, es algo que nombraré mucho... porque el puente quedó atrás... y en este momento me tomo mi tiempo para escalar hacia el borde, la soga se cortó justo cuando estaba por llegar... y no me arrepiento... todo lo que tengo hacia mí lo he estado atrayendo...

Ayer fue el comienzo de este adiós... pero hoy la última roca cae al vacío que se encuentra a mi espalda... a ese final de 2008 que jamás me esperaba.

Hoy puedo decirte: Hasta Siempre... y también Gracias.


Cuando algo se termina, la incertidumbre nos acecha...
Y ahora me toca preguntar:

¿Te aferrarías a las rocas... una tras otra... hasta alcanzar tu meta?

Ángelos
miércoles, 4 de febrero de 2009 |

Para decir adios...




"No encuentro canción en la radio que no cuente esta historia.

No encuentro canción en la radio que cuente MI LADO de la historia..."

del posteo "Una última lágrima ..." - Septiembre de 2008

---------------------------------------------------------------------

Hace dos años un perfume y un abrazo me flecharon de una manera tal que mi vida ya no sería la misma. Crecí y aprendí tanto de mi y de la vida; perdí, gané, lloré, me reí... y hoy mismo doy gracias a Dios por haberte puesto en mi camino... y hoy mismo creo que no nos encontramos "en el momento equivocado", que fue justo cuando tenía que ser.
Ahora se que estoy listo para dejarlo ir para siempre, sin miedos y sin culpas. Porque prefiero quedarme con cada momento feliz, con cada una de esas canciones, con nuestras frases, nuestros abrazos, el perfume de tu pelo, nuestras charlas, nuestros planes futuros, todas aquellas metas que alguna vez ibamos a cumplir.

Me recordaste como se soñaba, me ayudaste a abrirme a nuevos horizontes culturales, me diste todo de vos...y yo estoy seguro de haberte dado todo lo que fui.

Sería interminable este posteo si pusiera cada una de las canciones que nos identificaron, que nos unieron, que nos dieron razones para creer que estabamos predestinados.

-----------------------------------------------

"Y sin buscarla llegó, esa canción esperada
dándome la pauta, riéndose divertida, me escupió en la cara:
pobre iluso... esta historia, ya había sido contada... "

Todavía recuerdo como me quedé paralizado en medio de la calle cuando la canción, cantada por Virginia Innocenti me llegó a los oídos, desde los auriculares...

Para decir adiós

Ven siéntate a mi lado

Hablemos un momento
Tengo algo que decirte
que tú debes saber


Es cierto que te amaba
No me arrepiento

Pero el amor se escapa
y ya no ha de volver.


No quiero que te afanes
pensando que tal vez

Tu logres que me quede a tu lado
Prefiero no mentirte ya nada puedo hacer
Te juro que en verdad ya lo he pensado.

Para decir adiós vida mía

Y te estaré por siempre agradecido
Me acordare de ti algún día
Para decir adiós solo tengo que decirlo.

Comprendo por mi parte tu triste decisión
y aunque mi corazón lo tengo herido
Si no puedo tenerte
Entonces pues adiós
No debemos fingir cuando el amor se ha ido

No quiero que te afanes
pensando que tal vez
Yo implore que te quedes a mi lado
Guardemos el recuerdo de la primera vez
Del amor que ambos hemos dado.

Para decir adiós vida mía
Cuando el amor al fin se ha ido
Me acordaré de ti algún día
Para decir adiós, solo tienes que decirlo
(...)


-------------------------------------------------------------
No me siento triste, y sí, probablemente llore hoy, pero esta mezcla de melancolía y alegría... tiene un peso de pluma, tan pero tan liviana, que hoy cuando lleguen las doce de la noche, voy a arrojarla al viento, sabiendo que caerá dentro del baúl de mis recuerdos.
Me quedo con la experiencia de un amor como no he tenido...
me quedo con lo bueno, con lo que a fin de cuentas no me atasca, sino que me ayuda a seguir. Conservo las alegrías a la vista, y las tristezas en el cajón, para recordar cuando sea necesario el no volver a utilizarlas, pero no descuidar de ellas de nuevo.

Dos años pasaron de aquel 4 de Febrero donde tu perfume terminó de enamorarme. Y hoy mi vida es tan distinta como debe ser... y te suelto al aire... dejo que vueles de nuevo en el mundo.

Yo mismo comienzo a sentir como el viento me levanta... ya vendrá alguien a atraparme entre sus manos, entre su abrazo... entre sus labios... y apoyaré mi cabeza en su almohada... esperando que su perfume me enamore, anclándome a su cuerpo, su corazón... sus manos... su mirada...


Y elijo terminar este posteo con una frase que es de una de mis películas favoritas.

"The greatest thing you'll ever learn is just to love...and be loved in return" - Christian, Moulin Rouge.



"La lección más importante
que aprenderás en esta vida
es a amar...
... y ser amado"

Ángelos