miércoles, 24 de diciembre de 2008 |

Balance

A veces lloro al pensar en este año, en todas las cosas que perdí, las que se me cayeron al vacío, las personas que sin dejar de existir, dejaron al menos de formar parte de mi día a día.
Y este bendito año 22 que haciendo gala de su significación fue ilógico, una total y absoluta locura.

A veces no me entiendo cuando escribo, no hasta unos días después cuando releeo lo que dejé plasmado, es como ver caer una fruta madura, y creo que este año tuvo (y aún tiene) mucho de eso... -los posteos en este sitio pueden dar fe de ello- sin dejar de que la Sudden Inspiration (la inspiración repentina, en castellano de humanos normales sin locura) maneje mis manos, mis dedos y haga que exprese ni más ni menos que lo que quiero decir... justo desde el corazón.

A veces creo estar siendo muy permisivo con algunos, muy injusto con otros; a veces creo que le doy demasiada importancia a cosas que no la tienen, y actúo muy infantilmente con otras...

A veces... siempre es "a veces"... nunca logro ser una cosa o la otra...
(comienzo a creer que nadie puede)

NI CONFORMISTA, NI INCONFORMISTA; NO HAY BLANCOS, NO HAY NEGROS... (a esta altura creo que hasta los grises deben de parecerme colores imposibles).

(en este momento mi lista aleatoria del reproductor de música me regala una canción de Ludo, como para que respire... y lo hago)
...

Este año estuve a punto de caerme, al abismo, a uno vaya a saber donde. Fue un derrumbe colosal, estar en el ojo de la tormenta, con el agua hasta el cuello... y podría seguir diciendo mil frases, pero prefiero agradecer a todas esas estacas y soportes humanos que no me dejaron caer, que me andamiaron, que me sostuvieron con fuerza, que me largaron el salvavidas a tiempo... porque gracias a ellos llegué acá, a la playa, al lugar seguro, cálido y envidiable para quienes viven en la amargura y en la molestia diaria al resto.


Puedo haber sido estúpido, irónico, frío, desalmado, desinteresado... pero todo eso se termina el 31 a las 12... el año 23 está por empezar... y como diría alguien que conozco... "HAY QUE SURFEAR LA OLA ANTES QUE TE PASE POR ENCIMA..." y este año nuevo voy a volver a surfearla, el 2008 lo dejo atrás, fue una tormenta que duró DOCE LARGOS MESES... pero no la voy a dejar que dure un solo día más.

A veces lloro cuando pienso en la gente que se perdió sola -¿debería volver y ayudarlos?-
... y a veces lloro por llorar... cuando el reloj marca las 12, brindo... retengo un poco las lágrimas, camino solo, hacia un lugar separado, oscuro... miro el cielo... y le hablo a Dios... le hablo palabras y digo plegarias que solo él y yo sabemos...

Y mi año nuevo empieza, vuelvo a la mesa familiar distinto... siempre un poquito mas maduro, algo lloroso, si ...pero vivo.

Adios 2008 - más de uno habrá de respirar tranquilo-...

Feliz Navidad y que el 2009 los encuentre a todos mucho mejor que antes...

Ángelos
domingo, 21 de diciembre de 2008 |

Sueño Azul: Venganza a Morfeo.

Desperté sobresaltado y arrugando los ojos salté de la cama; era uno de esos sueños que se recuerdan de cabo a rabo.... no podía perderlo... tenía que analizarlo... tenía que vengarme de él.

------------------------------------------------


Recorrimos un largo camino los cinco, Natanael, León, Ella, Ezequiel y yo. Encontramos el lugar adecuado y nos sentamos enfrentados sobre las maderas gastadas, haciendo bromas nos dedicamos cada uno a lo suyo. Recuerdo haber sentido el codo de León empujandome como bromeando, sabía que si yo estaba jugando y me distraían, me era cuasi-imposible volver a concentrarme. También noté como los ojos de Ella estaban posados en los míos, como intentando descubrir que escondía.
Fue la primera en bajar las cartas, León fue tras ella. No recuerdo haber visto que Natanael o Ezequiel bajaran el juego, solo recuerdo al primero burlándose de mi, inocentemente.
De repente me encontré desnudo frente a ellos, así que en lo que tarda un pestañeo bajé de donde estabamos y me alejé, medio corriendo medio arrastrándome en la oscuridad.
Cruce una puerta que no tenía picaporte; la luz, -ya afuera- se colaba nerviosamente por debajo de la puerta, formando cerca del suelo una difuminada línea brillante. De alguna extraña manera conseguí una
manta, me cubrí por completo de la oscuridad y la desnudez y tomé una posición en cuclillas, casi fetal.

Sentí que sabía lo que tenía que hacer, mi voz se volvió más aniñada a medida que hablaba...

"Mago azul, ven por favor

ayuda a este jóven, amigo de color..."




El brillo azulado se hizo notar y salí de mi escondite. Allí estaba con su sotana y su capucha, ambos de un color entre grisáceo y azulado. Se descubrió el rostro y para mi sorpresa, que esperaba un El, resultó ser una Ella. Algo no estaba bien.
De todos modos decidí pedirle ropa; no tenía el juicio desarrollado, ya no era un adulto, sino un niño que apenas pasaba los 6 años.

Otra figura apareció en la penumbra, me acerque a ella, de alguna manera la sabía onfensiva. Era mi propia hermana, la del mundo real, de carne y hueso. Tenía los brazos en jarra. Se la veía enojadísima.

Intenté dar explicaciones de lo ocurrido, de la aparición y actual presencia de la bruja, que a unos metros esperaba vaya a saber yo qué, en silencio...


... y me sentí elevado.


Morfeo me alejó de allí antes de que siguiera inmiscuyéndome en mi subconsciente, que claramente suele tornarse jeroglífico a veces...
A contratiempo escribiéndolo, vengándome del Dios del Sueño de esta forma, trayéndolo a mi realidad, sin omitir el más mínimo detalle.


Ángelos

jueves, 18 de diciembre de 2008 |

La Tercera Opción

Un dia alguien me preguntó:
- "Quisiera saber, ¿te considerás conformista o inconformista?"

Mis labios se alargaron en una sonrisa de esas que muestran un poco los dientes...


- Ni lo uno ni lo otro... yo... yo
tengo metas...

SIEMPRE hay una tercera opción.





Dedicado al Galle, Señor en la foto, del otro lado del Gran Charco.

Te quiero hermano...








Ángelos
miércoles, 17 de diciembre de 2008 |

10 simples pasos para arrojarse A UN POZO


1. Busque uno, ¡los hay por todas partes!, en obras de construcción, en las ciudades, en el campo... los encontrará donde menos lo espera, quizás a la vuelta de la esquina.
2. Asegúrese que es lo suficienteme profundo (entre 11 y 30 metros de profundidad). Si excede estos parámetros... mejor.
3. No manche esa idea tan liberadora con algún mensaje o carta advirtiendo lo que va a hacer, prohíbase que el resto intente disuadirlo de lo contrario.
4. Vístase para la ocasión, use la ropa que más le guste.
5. Lleve consigo sus documentos, así pueden reconocerlo posteriormente.
6. No olvide cancelar sus deudas antes de hacerlo, no debe dejar asuntos pendientes que luego deban burocráticamente resolver sus allegados.
7. Deje atrás todo. Piense que es por un bien (el de muchos).
8. Regale sus posesiones más valiosas a la gente que en verdad lo necesite, no elija gente conocida.
9. No lo piense dos veces... ¡no queremos que se arrepienta!
10. Arrójese. (Libérese y liberenos). Durante la caída puede elegir golpearse con cuanta roca encuentre sobresalida, intente magullarse o quebrarse todo lo más posible, sangre cuanto guste...


* Optativo: en caso de no encontrar un pozo, bien puede hacerlo desde un acantilado o un edificio.

Gracias por leernos, que tenga una feliz e interesante caída.

Equipo de Redacción de Diario del Angelos
-------------------------------------------------------

Si, lo sé, es extremadamente morboso y desubicado el posteo... pero satirizando me gusta hacer entender a ciertas personas que la mejor opción que les queda... es arrojarse a un pozo.
La filosofía del "vivir y dejar vivir" al parecer molesta a mucha gente, y a mi la verdad que la paciencia ya se me agotó, y hasta se la debo a la vida (el medidor debe andar en -40) más allá de mi voluntad.


Basta de querer arruinarle la felicidad a las otras personas,
DEJEMOS QUE EL RESTO VIVA EN PAZ...

Hasta ahora estuve muy pendiente de gente que ni siquiera me tenía en cuenta... eso de creer que todo el mundo puede cambiar, todos pueden ser buenos... se terminó. Y sé que muchos (aunque no me lo digan) van a tildarme de bélico, de ignorante, de frío... ME IMPORTA UN BLEDO. La gente que tiene que estar, está... y los que no... les recomiendo releer el comienzo de este posteo, pueden encontrarlo altamente viable.

----------------------------------------------------------------

Voy a decir adiós y cruzar los brazos
no voy a mirar atrás,
por más fuerte que sea el lazo
ya hubo mucha paciencia
gastada y reciclada
para mucha gente necia
que se cree portadora
de la verdad y la ciencia.



Y ahora camino lento
con paso firme y dolor,
mucho dolor en el pecho,
pero hay doctores por el mundo
dispuestos a curar enserio
y hacer lo imposible y más
para que recupere el sueño
en esos dias en que al suelo
me caigo y, por más que quiera...
...intentando mil y un veces, no duermo.



Gracias a aquellos que me leen, y aún sin comentar acá... me hacen llegar sus opiniones.

Ángelos
jueves, 11 de diciembre de 2008 |

Decepciones y Alegrías



"A veces tratas con ganas pero las cosas no salen como esperabas..."-
Lilo y Stitch, de Disney.


Puede sonar gracioso por la película, pero esa frase involucra a los personajes en una situación que se les escapa de las manos, de su control. Y si bien luego lo resuelven me gustaría detenerme en el punto de la decepción, del momento en que caemos en cuenta de que lo real es distinto a la realidad.
Si, lo sé, parece redundante, pero el primero es sólo un fragmento del segundo: la parte que captamos, aquel que decidimos aceptar como nuestra visión del mundo que nos rodea.
Bien, con esto voy al hecho de que en los últimos días me he encontrado entre espadas y paredes, y hubo una que (sin esperármela, así, de improviso) me atravesó el estómago. Me decepcioné mucho de alguien que amo con mi vida, y ese dolor es...demasiado para ocultarlo.
¿Porqué mentir?¿Qué necesidad?
Engañar es más fácil para algunos que aceptar que están embarrados hasta el cuello. O quizás culpar a alguien más...¿no?












Y por otra parte, este asunto del balance de la vida me gusta,
¡hasta parece que funciona!.
"Una de cal y una de arena" (entre nos, nunca supe cual de las dos era la buena).
He tenido sorpresas, alegrías por personas que se abrieron a mí -o hicieron que pueda abrirme ante ellos (Gracias Belu... Gracias Lucho...)-, y también hubo situaciones que se han dado sin aviso.

Hay una gran lección que la vida me dejó este año: las decepciones son necesarias, son piedras, obstáculos, pruebas que nos parecen imposibles; las alegrías -de igual importancia-, son manos que ayudan, inyecciones de adrenalina, un poco más de aire puro.

Esperarlas... es en vano.
Generarlas... ahí está la clave. ¿Cómo?
Caminando, aún cuando sepamos que el sendero por recorrer está minado de piedras; porque al caminar atraemos todo lo que viene de todas maneras hacia nosotros, pero no nos encuentra con las piernas cansadas, sino ejercitadas, fortalecidas.

Podrán caerse todos mis santos
de sus pedestales,
crecerán mil semillas, romperán la tierra
hasta llegar a ser árboles.
Podré sangrar y caerme,
pero aún sin deidades
o árboles que me acobijen,
caminaré sin pausa...
...en dirección al horizonte.

11/12/08

Ángelos
viernes, 5 de diciembre de 2008 |

Un umbral dificil de cruzar...

Cuesta crecer, duele crecer
No me puedo equivocar
El sol está tan cerca
Alguien sabe cómo es
Esto de caer, caer, caer.

Cuesta empezar, duele empezar
Soy una parte de todo
Y todo está tan mal
Alguien sabe dónde está
Esa luz, esa luz, esa luz.

(...)

Cuesta seguir, duele seguir
Mañana que será de mí
Otro amanecer para nacer
Quién me pondrá las alas
Para volar, volar, volar.

Cuesta creer, duele creer
Qué está bien o qué está mal
Mi corazón es la verdad
Dame tu mano para caminar
Hacia el amor, amor, amor....
----------------------------------------

No tenía planeado hacer un posteo, y mucho menos tomar una letra para empezarlo, pero creo que con lo que ha venido pasando en mi vida... esto de planear las cosas solo lo voy a dejar para el ámbito académico.
Esa letra tiene su función importante, no es un mero agregado; sino que expresa algo de lo mucho que he estado sintiendo en este tiempo lleno de cambios, vadenes, caminos sinuosos y sorpresas por doquier.
Me costó entender un montón de decisiones que tomé de repente, como sin pensar, ni más ni menos que por el bien de los míos... y de mi mismo.

El hecho de recordar muchas cosas de mi infancia que creía perdidas, de ver como mis hermanos menores ya no son tan chicos, de ver a mis padres esforzandose y que les cueste cada vez más hacerlo -toda una vida de esfuerzo, y aunque estén cansados siguen, sin dudarlo-.
Mis hermanos mayores y yo dando lo mejor de nosotros para transformarnos en adultos responsables -o más bien YO intentando transformarme en uno-... que tarea molesta, necesaria hasta las muelas, inevitable.

¿Cuántas veces cuando era chico soñaba con "ser grande", para manejar, ir al trabajo vestido de traje, volver y que mi mujer -madre de mis hijos- me esté esperando con el delantal y la comida preparada, un perro que me reciba con un ladrido, y mis hijos sentados a la mesa, peleándose por cual de sus robots de juguete tiene más poderes, es más resistente, puede ganarle a los otros...?
¿Soñar? Cuando uno es chico para soñar no se necesita ni siquiera cerrar los ojos, para ser pájaro, o avión, o ser grande como una montaña... Y cuando estás en el medio del camino, a una baldosa de ser culpable de tus propias caídas, el único responsable de tus triunfos, a tres pasos de que todos sepan que sos un adulto... no tenes mejor idea que mirar para atrás...
"Que lindo que era eso, todavía está ahi... ¿y si vuelvo? Sólo un rato más..."-pensás.


Hace poco más de 15 años (ahora me doy cuenta) la vida nos puso, a mis hermanos mayores y a mí, una prueba muy difícil en las manos; una responsabilidad que -aunque no estaba a nuestra altura en ese momento- tomamos con decisión, con firmeza... y eso nos cambió la manera de ver... fue un crecimiento que no buscamos, pero que gracias al cielo nos llevó a ser lo que somos hoy en día. Pero ahora, ahora que tengo en frente una puerta, y que soy consciente que se va a cerrar al instante en que cruce el umbral, no termino de entender por que demonios no quiero cruzarla, y me pongo un traje de cobarde, de melancólico, de adolescente mitad indeciso mitad niño...


CORAJE...

" Será cuestión de tomar los bártulos, respirar hondo y cruzarla... confío ciegamente en que ese niño hiperquinético y sonriente encontrará la manera de colarse antes de que la puerta se haya cerrado por completo... y me siga a hurtadillas, para que cuando mis piernas flaqueen, me de un poco de su alegría, su fuerza y sus esperanzas...y no me caiga, sino que siga de pie, en el camino que Dios y el bendito destino tengan reservado para mí..."


Ángelos
miércoles, 3 de diciembre de 2008 |

La Vasija

Es sistemático. Ni bien mi cuerpo comienza a sentirse extraño, no tan alegre (y es de noche)... los engranajes de mi cabeza comienzan a girar. Puedo claramente escuchar una voz que pide: "Por favor, salga a caminar, estamos teniendo dificultades técnicas. Muchas gracias".

Anoche mientras caminaba en penumbras y de madrugada, pensé mucho, siempre hay algo para pensar, TODOS tenemos algo en que pensar (o un alguien, quizás más).

Recordé que hace unos años atrás me propuse no mirar para atrás pase lo que pase, u oiga lo que oiga... no iba a voltear... - y así, entonces, vencí mi miedo a la oscuridad-.

----------------------------------------------------------
Pasos de Notas Nocturnas

Me gusta la ciudad cuando es de noche,
me gusta porque enmudece hasta a mis pasos,
y solo el piano acompaña mi andar,
sonando en mis oídos, acariciando,
haciendome sentir, al fin, relajado.

¡Ay querido Ludo!
Tus melodías me elevan, me difuminan,
arrancan mis penas, las exterminan,
cada nota, cada segundo
al escucharte me inspira
a no ser sólo yo, en mi cuerpo
sino un héroe, sobrehumano
capaz de rozar mis deseos con las manos.

Me gusta la ciudad cuando es de noche,
por eso regreso a casa con prisa,
la luz del sol gana terreno a los faroles,
y mi vasija de penas ya se encuentra vacía.

2/12/08 - 06:08 am



----------------------------------------------------------

La vida sigue, y el camino recorrido ya no forma parte del "por recorrer".
Y en ese camino, yo me pregunto...¿cuántas veces habremos llevado el cántaro a la fuente?
¿Se habrá roto?¿Estará agrietado?


Y si se parte al medio, o pierde un asa, ¿tendremos la fuerza para repararlo?... Habrá que ponerse el traje de alfarero... y hacer lo mejor que podamos.

Llenar el jarro depende de nosotros...elegir si dentro le colocamos vino, agua o hiel. Si lo compartimos, si lo bebemos todo, o si dejamos alguna reserva para los tiempos de sed.
Yo, por ejemplo, he permitido que una grieta vacíe lentamente el mío. Y aún cuando podría haberla arreglado, seguí colocando cosas de las que debía desprenderme.

El contenido y las condiciones de la Vasija es elección nuestra... así como la espalda que debe cargar con ella.

Ángelos