domingo, 20 de julio de 2008 |

Esa hermosa Montaña Rusa....

Soy una persona extremadamente social, por lo cual conozco a mucha gente, pero... ¿Cuántos de ellos me conocen?¿Frente a quiénes desnudé mis sentimientos?
Es tan extraña la amistad...aparece dónde y cuándo uno menos lo espera. A veces es necesario un momento problemático -compartido claro- para unir a otra persona a nuestra vida; en otras ocasiones una charla (con mates o no de por medio) nos deja cerca de alguien a quien cinco minutos antes no incluíamos dentro del rótulo de "amigo".















La vida da muchas vueltas, es una verdadera montaña rusa, que no tiene cinturones de seguridad en sus asientos...
¿Cuántas veces estuvieron a punto de caerse y alguien los sostuvo?
¿Cuántas veces se cayeron y alguien les curó los raspones y heridas?
¿CUÁNTAS fueron las veces que aún después de estar curados físicamente, alguien los ayudó, acompañó y convenció para que "vuelvan a subirse"?

Tiene vueltas, giros de 360 grados, momentos en que estás de cabeza... a veces algunos no se logran sostener correctamente y ni con todos tus esfuerzos lográs salvarlos; otros miran para el costado, distraídos -de todos se aprende algo- , y hasta por descuido se puede llegar a perder un amigo.

Un campo de batalla, sí, pero que bueno es luchar cuando pegado a tu hombro hay una persona a la cual tenés el placer de poder llamar AMIGO.

A mis padres y mis hermanos, amigos de toda la vida. A los que están hace mucho, los que aparecieron en los momentos difíciles -y aún siguen ahí-, a los nuevos amigos. A mis Grandes Amigos... (los que siempre están... a su manera). A esa Gran Amistad perdida para siempre en vida... (QUE LASTIMA... COMO DOLIÓ...) Pero principalmente: a Ella, que además de ser mi pareja... también es mi amiga.

Ángelos
domingo, 13 de julio de 2008 |

Deseo... Merezco...¿Obtengo?...

Miras sobre las ruinas
bajo tus pies helados,

el pasto no crece,
ya estás agotado.
Y del otro lado
de la invisible cerca,
-en la ciudad de al lado-
crece siempre más verde...

...el muy desgraciado.




En estos últimos días he estado pensando mucho acerca de lo que toda la gente quiere, lo que merece y lo que obtiene.
A veces uno tiene que presenciar situaciones por completo injustas, personas actuando como si fueran los dueños del mundo, imparables; otros, utilizando a la gente a gusto y piacere, mofandose de una minoría, desgraciadamente la discriminación y la xenofobia se han vuelto cuestión cotidiana al punto de verla impunemente en los medios de comunicación.
(No quiero alejarme del punto inicial asi que, siguiendo con el tema del comienzo, aclaremos que -solo por si no ha quedado claro ya- pensar en los problemas de la humanidad se ha vuelto moneda corriente para mi).

El mes de Julio, junto con el Invierno, ha desempolvado y expuesto los sentimientos de todos aquellos con los que tengo contacto últimamente. El frío hizo que todos tiendan a ponerse en ese estado de alicaímiento y, creanlo o no, se pregunten exactamente lo mismo...cuando estaba con ellos.
- ¿Tendré un cartel pintado en la frente que reza: "Experto en cuestiones de desear, merecer y obtener"? -me pregunté. (muy ingénuo y egocéntrico de mi parte debo decir).

Al parecer yo no era el único que se preguntaba tales cuestiones y digamos, quizás con un toque de humor, que en estos días me sentí más conectado con el resto y hasta un humano..."común".

Situandome en esos momentos donde creo que merezco más de lo que tengo, o los objetivos que tanto planee no se vislumbran ni a lo lejos... esos momentos donde deseo estar lejos, donde la vida de otro parece más interesante y tentadora que la mía... yo me pregunto: ¿Podemos evitarlos?
¿Existe sobre la faz de la tierra un alma tan segura de si misma que no cuestione una pizca de su existencia?
Tomando una postura mucho mas positiva podemos bien ver cada momento de decaimiento como un desafío...un obstáculo a pasar para encontrarnos con un "Yo Reforzado", capaz de soportar futuros problemas.

Entonces...mirando sobre las ruinas -que pueden no ser tan reales ni tan grandes como las vemos- imaginemos brotes verdes saliendo de la tierra...creciendo lentamente.
Y si el problema no es tan simple, y el viento no está a nuestro favor...alejar las manos del timón y dejar que las olas nos lleven donde quieran puede ser una buena opción... ¿no?

Lo más adecuado a veces está a un paso de distancia -hasta puede llegar a ser, porqué no, que haya que dar un paso al costado, acostarse en el suelo, o saltar con todas nuestras fuerzas-.

¿Qué desear?
...una estrella.

¿Qué merecer?
...una galaxia entera.

¿Qué obtener?...un simple soplo de vida -para respirar el aire que nos acaricia el rostro cada mañana, al abandonar la cama, aún si ésta quedó hecha polvo... en medio de un montón de ruinas...

Estar vivo -y vivirlo todo-...tan simple como eso.


Ángelos
miércoles, 2 de julio de 2008 |

Sueño...


La nieve caía lentamente, podía ver los copos amontonándose en el suelo... una lluvia blanca, continua, se interponía entre el y yo.
Lo miré, sabía que me llamaba. A través de la brisa helada escuché como con su voz aniñada pronunciaba mi nombre...
Su brazito pálido estirado, sus dedos temblaban -creo-, se mantuvo firme... seguía llamandome... pero... para que?

Su sombra se proyectaba en la nieve, SE que estaba descalzo.
¿Era yo? -ahora me lo pregunto- no lo se...


Sólo se que quiero volver a verlo, a escuchar mi nombre arremolinarse en el frío como el vapor, DESEO -aunque no se porqué- CON TODAS MIS FUERZAS VOLVER A SOÑARLO.


Me siento extraño...


Ángelos.