miércoles, 18 de junio de 2008 |

De Tintas y Filos...


Esgrimiendo la pluma como espada,

ese bendito papel en blanco como escudo
-y a la vez campo de batalla-
seguiremos de pie, sin duda,

hasta que en las venas
ya no nos quede más tinta...

...(Sí, Tinta).
--------------------------------------------------------

Cuando se es escritor de alma a veces deben abandonarse ciertos mundos. Y con mundos me refiero a historias. ¡Duele tanto desprenderse! Uno puede dedicarle toda la energía a un borrador que parece destinado a ser el best seller del siglo y de repente, en la mayoría de los casos, se encuentra con una pared que va más allá de la capacidad propia para escalarlo.
Pero la esperanza jamás debe abandonarse... Un día podemos volver a ese borrador con nostalgia y encontrar la manera de pulirlo cual diamante en bruto -que el brillo no se pierda de día ni de noche- y vaya uno a saber donde puede llegarse.
En mi opinión, la tarea del escritor está más que clara: es el Paladín que pelea para que la pereza y el comodismo de la tecnología no le gane al gusto de sentarse a leer un buen libro, sentirlo en los dedos, saborearlo con cada respiración contenida, ver historias aparecer de las palabras, entrelazarse, crecer hasta el clímax, retomar su curso, culminar de la manera menos esperada...

Hace mucho se escribió una frase importantísima que engloba el poder que tiene el escritor y que debe entender el lector: "La Pluma es más poderosa que La Espada".


Niéguenme que nunca se entregaron ciegamente a unas hojas repletas de aventuras, terror o drama...
Si nunca les ocurrió, se los recomiendo. Puede sonar extremista, y hasta raro, pero es una experiencia capaz de cambiar cualquier vida.
¿Quién dice? Quizás encuentren en ustedes ese escritor innato que jamás creyeron tener -si es asi, bienvenido sea-, o un medio para canalizar aquello que se sube a sus hombros día a día intentando derribarlos.

No digo que no se pueda vivir sin leer pero, creo que, alimentar la imaginación del niño interior... alivia mucho el hecho de enfrentarnos al mundo. El mismo mundo que ya no derriba árboles para hacer papel, sino para construir enormes edificios.




nota:
Hace poco más de 1 año estaba creando este espacio que tanto me ayudó, me ayuda y espero, les de alguna mano ante un lío... o simplemente les sirva para entender un poco mejor la locura de la cual tanto me precio. A todos aquellos que me acompañaron y acompañan en este viaje... Gracias... como siempre... siempre invitados (a leer, comentar, sugerir, y otros muchos etcéteras).

Ángelos.