sábado, 19 de enero de 2008 |

Inevitable...

Y el ultimo copo cayó...
anunciando el fin del invierno,
pero nadie se sentía alegre en el bosque...
la madre naturaleza estaba marchita,

pero nadie se sentía alegre en el bosque...
lo sabían, era duro, sí... ella ya no regresaría.
--------------------------------------------------------

¿Cómo es que algo tan hermoso dura tan poco? ¿Cuantas fueron las veces que insultamos a Dios por arrancar de nuestros brazos a quien nos habia dado tanto...pero tenía mucho mas para dar? Pero uno tiene una mezcla de sentimientos que lo arrasa por dentro...
Unas ganas desgarradoras de romper todo lo que alrededor se burla, por seguir existiendo...
El frío nos inunda y a los dos segundos un inexplicable calor nos incinera hasta llorar.
" Se fué... ¡¿PORQUE?!" - eso solemos preguntarnos...gritarlo, golpear cosas, romper otras... insultar a los cuatro vientos...

Pero: ¿Debemos aferrarnos al pasado y a los recuerdos felices? ¿O será mejor soltarnos y seguir viviendo, convivir con el dolor hasta que la costumbre nos devuelva a nuestra vida diaria - y nos demuestre que la existencia sigue hasta que el último recuerdo se borre de la memoria de quien quiera recordar -, hasta sanar las heridas de una pérdida así?

Una mujer perdió la vida hace poco... y ojalá que algún día su hijo entienda, que el Destino es inentendible en cuanto a pérdidas, y que en esas situaciones no hay más que aferrarse a quienes mas nos aman... para que ese dolor inconcebible nos aplaste menos de lo que puede.


----------------------------------------------------------
Nota: Puede que mi pensamiento no sea muy firme, jamás tuve que pasar por la dura situación de perder a uno de mis padres, pero he perdido a otros... y la verdad, que con lo que sufrí por ellos, solo podré entender la Pérdida Mayor cuando suceda...
----------------------------------------------------------

Están invitados a pasar cuando gusten... y comentar tanto cuanto deseen...


Ángelos