sábado, 14 de junio de 2014 |

HASTA SIEMPRE (no es un final).

7. El número mágico por excelencia.
¿O era el 9?
Quizás tenga que seguir unos 2 años más para averiguarlo. Aunque estaré a 1 de la década y sentiré pena por no alcanzarla. 10 años serían muchos.
7 SON MUCHOS.
Y si bien hoy se cumplieron, me doy cuenta que el ciclo se ha terminado.
Mi vida ha cumplido un ciclo cuando ayer, 13 de Junio del 2014 (Día del Escritor casualmente en Argentina) tuve en mis manos mi primer -espero no última- novela.

Diario del Ángelos siempre será el lugar del que provengo, eso que fui cuando estaba descubriendo quien era. Diario del Ángelos fue, es y será el mejor sendero que habré de transitar.

7 años tarda un bambú japonés en crecer. Eso me lo dijo mi vieja un día...
Y que razón tenía. HOY LO ENTIENDO.

Esto es un Hasta siempre gente. Hasta siempre Ángelos.
Si alguien se anima a seguirme siendo Juan, el autor...
Pasen sin vergüenza. Pasen por aquí.


7 años ininterrumpidos de GRACIAS.

sábado, 17 de mayo de 2014 |

Eternos

Si pudiera vivirte para siempre, lo haría.
Ayer tuve la suerte de vivirte.
Hoy te vivo.
Seamos eternos.
Vivámonos como lo harían aquellos que ya aceptaron que la muerte los vendrá a buscar pronto.
Ardamos en abrazos que iluminen el mundo.
Seamos la ceniza que se cuela bajo las raíces, seamos humus, seamos vida.
Seamos eternos, amor.
Y alejémonos del mundo una noche cualquiera fundidos, tomándonos de la mano.
viernes, 2 de mayo de 2014 |

Recorriendo Nebulosas.

Es alcanzar nebulosas lejanas,
atravesar puertas cerradas,
es chocar los 5 con Dios,
acercarme tanto a vos
que ni los siete mares unidos
puedan siquiera separarnos.

Es este arte de amar
lo que implica cada instante
a tu lado, y vos conmigo
cuando nuestras manos se unen
y hacen de una caminata
una senda transitable
para nuestros sentimientos,
que cabalgan sobre los miedos,
que dominados y rendidos,
aceptan nuestras victorias.

Esto no entra en 4 letras
ni en un libro o Atlas alguno
porque no hay vivo ni un humano
que pueda siquiera explicarlo.

Esto somos vos y yo,
en esta vida que hoy nos toca,
como supimos ser ya en otras
recorriendo nebulosas.

domingo, 27 de abril de 2014 |

Novedades .014

Volví simplemente para decirles que el tiempo aquí se está terminando. El día 14 de Junio será el último de esta bella experiencia. 7 años de Ángelos han dejado en mi una marca que ya no es necesaria seguir remarcando. El posteo final será a lo grande. Un abrazo y 7 mil gracias!

lunes, 11 de noviembre de 2013 |

Sudden Inspirata XV: Tibias Oleadas

El calor de tu pecho
se asemeja al del fuego
que crece dentro
de los volcanes
y que contenido
no mata ni quema
sino que entibia
muy lento en silencio
a la fría piedra.

Alguna vez fui estatua
fría, oscura y quieta
pero con tus besos
abriste la tierra
quebraste la piedra
encendíste una llama
que ansiosa espera
a que venga otra oleada
de calor, verdadera,
que la alimente entera.
jueves, 17 de octubre de 2013 |

Por suerte o por desgracia

Mirarme con ojos calmos cuando creo tormentas con mis pasos, abrazar al niño que llora con rodillas raspadas al caer y recordarle el hombre grande que siempre quiso (y puede llegar a) ser, entender que hay días en los que las risas me dejarán por unas horas para que aprenda a valorarlas.
Llenarme de caricias las mañanas, guardar a mano viva las puertas de Morfeo para así escapar de pesadillas.
Volver, aunque parezca rumbo incierto, a mis brazos que son y serán tu calma tan ansiada, tus noches de caricias y de besos, palabras al oído más que inspiradas, el karma que te toca en esta vida, vivir conmigo poco y todo, sea por suerte o por desgracia.
miércoles, 9 de octubre de 2013 |

Rebalsar.

Y la gota rebalsó el vaso, filtrándose desde la cima de tu cráneo en dirección al suelo. Alcanzando tu cuello en cuestión de segundos, ahogando a ese que eras hace cinco minutos.
Esa gota te hizo mujer, hombre, adulto, libre, te deprimió, alegró, acotó, atacó o te dio mil y un vueltas hasta marearte.
Esa gota se cruzó con tu sudor o con tu sangre, con tus ganas, provocándote orgasmos, quizás con tu llanto, creando arcadas de dolor.
Te despertó a un mundo donde lo real escapa a la realidad que percibís, te abofeteó en la cara y te dio valor o te aflojó las piernas, pero cayó igual la muy descarada, sin que pudieras hacer absolutamente nada para evitarlo.

Y la gota rebalsó el vaso, se filtró teniendo el honor de ser la última (y la primera). Y te llevó mas allá de lo que creías que podrías llegar.
Y te animaste (al fin). Y diste el paso.

Y...